miércoles, 8 de abril de 2009

NOSOTROS A LO NUESTRO

Saludos.

Porque antes de que Del Nido pronunciara la famosa frase -que también en el aspecto creativo es puntero-, siempre había procurado moverme en mi entorno, en el del Sevilla.

Es inevitable no saber cosas de otros equipos -sobre todo en Sevilla-, pero miraba al Betis con cierta lejanía. Tengo amigos y familiares adeptos verdes, como los tengo de otros equipos andaluces y españoles, pero mi espacio solo lo ocupa uno.

Hay entradas en mi blog sobre temas generales -porque socialmente me interesan- y la mayoría sobre el Sevilla -éste es un blog de un sevillista-. Ninguna sobre el Betis... hasta hoy.

Y no voy a hacer sangre aunque la situación me lo haga fácil.

Ayer conocimos la destitución de Chaparro y nadie está pegando gritos. Es natural que los clubes -a excepción del Real de Madrid que destituyó al suyo yendo los primeros "porque jugaba muy mal" (atención, navegantes)-, recurran a la medida cuando los resultados no llegan. Y es así porque es más fácil y económico que mandar al paro a seis o siete jugadores.

Además, los modos de los entrenadores, sus métodos, sus estrategias, sus preferencias personales sobre los propios jugadores... causan, la mayor parte de las veces, que las plantillas no respondan y en muchas ocasiones, abiertamente en contra.

El mejor ejemplo que se me ocurre y más próximo en el tiempo, ha sido el equipo inglés del manchego traidor: apenas lo despidieron, el Tottenham -varios partidos perdiendo- encadenó una serie de victorias importantes. ¿Era la plantilla? ¿Era el entrenador? ¿Si eran tan malos antes, porqué de pronto, con otro míster, comienzan a jugar?

Casos como ése los hemos visto durante años y hay una máxima antigua y conocida: "entrenador nuevo, victoria segura". No siempre, pero casi siempre se cumple.

El problema de nuestros verdes, los de La Palmera, no está en los jugadores ni en el entrenador. Y todos lo sabemos, hasta el más ignorante de los sevillanos. Incluídos los que no saben de fútbol y ni les gusta.

El problema son las estructuras del Club.

Administrar un club como si fuera una tiendita de ultramarinos y cuando te rodean grandes superficies, no parece la mejor manera y se debe hacer harto difícil. Me cuentan -y pongo en cuarentena porque me es imposible comprobarlo- que el máximo dirigente supervisa las facturas de todo lo que se compra en el Club. De todo. Y estamos hablando de una organización que mueve muchísimo dinero y a mucha gente.

Puede que exagere quien me cuenta eso, pero no me extrañaría en absoluto que fuese cierto porque llevamos años viendo cómo se ahoga un Club que tienes miles de seguidores y abonados.

El modelo unipersonal, basado en los impulsos y sentimientos de una persona -la que posee la mayoría de acciones-, choca frontalmente con lo que debe ser una estructura organizativa dinámica, moderna y eficaz. Es un cuello de botella que impide un desarrollo efectivo de la entidad.

Sospecho -porque no lo conozco-, que el problema debe estar en que ése máximo dirigente es absolutamente desconfiado y que ésa actitud le lleva a no compartir acciones que supongan gestión de dinero. Debe vigilarlo todo personalmente -desde facturas de folios a los fichajes de relumbrón- y eso enfanga el normal desarrollo de una empresa. La anquilosa y la asfixia.

Sabemos del pasado mercantil de ése señor y sabemos cómo llegó a construir su imperio, por lo que no me extraña que alcanzada a la dirección del Betis, siguiera funcionando de la misma manera. Es obvio que pensaría que si a él le fué bien en su economía particular, todo apuntaba a que dirigiendo al equipo seguiría igual.

Pues no. Son cuestiones muy diferentes y en el montón de años que lleva al frente del Betis, pocos o muy pocos méritos reales puede presentar. Muy pocos.

Y la función de ése máximo dirigente se oscurece aún más porque aparece el que llamé "efecto eucalipto", es decir, el otro modelo de la ciudad, el bueno, radicalmente diferente y rodando a un ritmo imparable, obliga a hacer comparaciones que, para ellos, deberán ser "odiosas".

Se trataría, en buena lid, de observar, aprender, copiar y aplicar soluciones que funcionan si realmente pretendes y deseas que tu empresa crezca y sea rentable. Hace muchísimo tiempo que conocemos el espionaje industrial y hemos visto casos espectaculares de ello.

Y no es complicado: buscar a las personas adecuadas, delegar funciones, dotarlas de autonomía y pedirles resultados.

Tan sencillo y tan complicado a la vez.

Los regímenes personalistas, los reinados absolutos, hace demasiado tiempo que desaparecieron en cualquier aspecto de la sociedad. Y aunque lleves en el nombre la palabra "real", hoy es una empresa, un entramado económico que es necesario y exigible que funcione y sea rentable.

Y más aún porque además del dinero, debes gestionar sentimientos.

Cuidaros.

5 comentarios:

ayer y hoy sevillista dijo...

Valiente y agudo.
Al margen de la gestión del vecino, yo añado otro problema fundamental. Su extraordinariamente buena prensa hace que su público y sus gestores estén convencidos de la calidad de sus elementos y no vean los problemas reales. Aún hoy puedes escuchar a muchos decir que tienen un equipazo, una gran plantilla, que han hecho un fútbol fabuloso, que ha habido mala suerte, que no son peores que el Sevilla, que han fichado mejor ... La prensa verde que abunda en esta ciudad les ha tapado las verguenzas un domingo sí y otro también, sobre todo al mister saliente, y al final acaban viéndole las orejas al lobo.
En fin, no hay mejor cuña que la de la propia madera. Mientras a nosotros los medios nos machacan, otros siguen siendo unos cracks, aunque se puedan ir a Segunda. Claro que hay que vender periódicos y tener al público sumiso...

MAGASE dijo...

es verdad hermano las gestiones absolutistas no suelen terminar nada bien,este hombre tuvo su época dorada salvando al equipo de la palmera de desaparecer,pero un club,estamento o cualquier cosa que se haga desde un colectivo bien organizado y bien administrado como ejemplo tenemos a nuestro club,los resultados saltan a la vista,no creo que este hombre vaya a ceder,este ya prefiere morir y agonizar matando y nunca reconocer que el tiempo de las dictaduras y los egocentrismos son historias del pasado,por mi parte que se quede a perpetuidad,lastima de familiares,amigos y sevillanos que siguen a muerte a su equipo y que lejos de ver algo resurgir,veran la caida del imperio loperiano y todo lo que eso conlleva detrás,lastimoso,pero es lo que tienen a dia de hoy,seguirán queriendo negar la evidencia con una destitución mas,pero lo que esta a la vista no tiene anteojos.

A. Ramírez dijo...

Estoy con "ayer y hoy sevillista", los medios de comunicación locales se empeñan -porque les interesa- en seguir equiparando lo inequiparable, con aquello de la liga particular, que son los dos iguales -hablando de los presidentes, etc, etc.
Hay un antiguo aforismo jurídico que dice que; no hay mayor injusticia que tratar por igual a los desiguales. Y esto es lo que aquí pasa. Un equipo que está a años luz de otro -en todos los ámbitos- independientemente que a un partido cualquier equipo puede ganar,pero a la larga siempre salen las virtudes y se muestran las vergüenzas.
La prensa sevillana siempre igual, igual que en la inauguración del Patronato allá por 1918 donde les metimos 5 a 1 y los mejores del partido fueron los defensas béticos que "trajeron en jaque toda la tarde a la delantera sevillista".
Nada nuevo bajo el sol amigo Ariza.

El Hablador dijo...

Pero no les demos pistas señores...

Lo de la prensa es algo a lo que habría que dedicar varios post, porque es de traca.

Pero es lo que hay, así se lo montan los tipos. La situación más aberrante que se me viene a la mente fue la famosa época del busto.

Fuera de Sevilla se pensaba que ambos eramos iguales, el daño que se nos hace es irreparable.

Jose M. Ariza dijo...

Saludos.

Se trata, amigo Hablador, de darles consejos. Como sabemos de qué manera piensan, el mero hecho de que un palangana les diga lo que tienen que hacer, es suficiente para que hagan lo contrario.

No quería desvelar mi estrategia, pero...

Además, si después de varios años de tener el modelo ideal delante de sus narices, no han copiado nada, me temo que ya es tarde.

Respecto de lo de la prensa, merece un estudio en profundidad.

Andamos, modestamente, en ello.

Cuidaros.