sábado, 14 de marzo de 2009

UN MUNDO APASIONANTE






Saludos.

A fuerza de leer a los mejores, de admirar sus fondos y formas y de tratar de emularlos, modestamente, he acabado por dejarme atrapar en la vorágine de la investigación histórica del Sevilla FC.

A pesar de haber nacido sevillista y de llevar toda la vida viendo a mi equipo, escuchando historias de otros tiempos, nombres, momentos y circunstancias destacadas de la historia de un Club centenario, guardaba ésa información en la memoria, en el sitio de las cosas importantes pero de reposo absoluto.

Ocasionalmente, en alguna reunión o charla con los amigos, "tiraba" de aquellos datos, los contrastaba y ampliaba, si se daba el caso, con otros nuevos.

Mas tarde leí, por primera vez, la Historia del Sevilla FC, la buena, la oficial.

Infinidad de grandes apellidos, nombres, personas y sucesos. Datos, datos, datos...

Y más tarde aún, casi ayer mismo, la maravillosa herramienta de Internet me pone delante de los ojos algunos portales donde, admirablemente, algunos sevillistas trabajan concienzudamente, con tesón y rigurosidad, para esclarecer los orígenes de nuestra pasión.

Debo confesar que la rigurosidad de éstos portales ha sido determinante en mi deseo de contribuir porque he podido seguirles en sus derroches de trabajo, seriedad y buen hacer. A tanto llegan que se vuelven contagiosos y uno se pregunta ¿porqué no puedo yo realizar algo así?

No es fácil. Ellos llevan mucho tiempo hurgando en la historia, analizando y estudiando los escasos indicios que han quedado de una época lejana porque, desgraciadamente, no tenemos un buen fondo documental. Demasiados sucesos en la historia de éste país, ninguno bueno, han asolado el acervo cultural cada cierto tiempo, llevándose lo que debía ser patrimonio de todos. Sin distinción de ideas.

Por ello, con demasiada frecuencia debemos recurrir a fuentes externas porque a pesar de los cambios sociales de las últimas décadas, en Andalucía seguimos un escalón por debajo en muchos aspectos.

Decía Santayana que los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla y parece, siempre parece, que igual que Sísifo, estaremos empujando la piedra eternamente.

Decía que no es fácil y ello porque, como me recuerda el amigo A. Ramírez, solo una parte pequeña de la historia del Sevilla ha podido ser verificada. Los datos están y el problema es hallarlos.

Ya en otro momento me preguntaba porqué desde los estamentos oficiales del Sevilla no se organizaban iniciativas para facilitar a éstos historiadores los medios necesarios y a pesar de ello, siguen trabajando e investigando, de manera anónima, para demostrar, de una vez por todas, el principio de todo.

Pues me integro en el grupo. Me pongo a la cola, a prudente distancia de los buenos y trataré, en la medida de mis posibilidades, de ayudarles.

Y lo hago sin permiso porque sé, me consta, que cualquier colaboración debe ser bien acogida.

No voy a publicar las cosas que descubra, si las descubro, y preferiré enviárselas a ellos porque se lo merecen. Llevan trabajando mucho tiempo y es justo que, si se diera el caso, fueran los encargados de darlas a conocer.

Les deseo toda la suerte a D. Carlos Romero, D. A. Ramírez y a Ayer y Hoy Sevillista, mis maestros, para que entre todos logren demostrar lo que ansiamos todos los sevillistas.

Cuidaros.

2 comentarios:

ayer y hoy sevillista dijo...

Bienvenido al club. Tienes toda la razón en considerar este asunto como contagioso. En mi caso, es una afición vieja, pues desde hace muchos años me ha gustado adquirir y guardar cuantas cosas de nuestro amado club pasaban por mis manos. Ahora lo único que hago es darles publicidad para que puedan ser conocidas por todos aquellos a quienes interese conocer nuestras raíces y también para que sirvan para ser más fuertes en el futuro.
Ánimo y adelante.

MAGASE dijo...

hermano la verdad es que tú si que contagias,me dejas de verdad sin palabras,eres un ejemplo de lo que es de verdad querer saber y querer estar informado,desde luego con gente como tú,ESTA NACIÓN seria otra cosa,lastima que yo no esté a esa altura a la que estais TÚ y todas esas personas,por desgracia deje los libros muy temprano,cosa que hoy dia me pesa,gracias por enseñarme a diario y una cosa mas,permiteme que te lea a diario y siga intentando recuperar mi tiempo perdido,ya no tiene arreglo,pero algo se puede aun limar en este catetillo de la madera,un abrazo y te sigo de cerca tus movimientos,permiteme que no deje de hacerlo,te quiero hermano.