jueves, 23 de marzo de 2017

VOLAR DEMASIADO ALTO

 

Saludos.

Isla de Creta, Grecia, en algún momento del pasado más remoto. El Rey Minos mantiene prisioneros en su isla a los atenienses Dédalo (insigne inventor y arquitecto, autor del conocidísimo Laberinto, entre otros importantes trabajos) y a su hijo Ícaro.

El monarca cretense, que diera nombre a una civilización propia, los acogió tras su forzado exilio ateniense y les encargó algunos trabajos. Sin embargo, descontento con el resultado del famoso Laberinto, los de Atenas perdieron el favor del rey y fueron puestos bajo custodia. Vigilaban los cretenses el mar para que no escaparan los cautivos. El ingenio agudo de Dédalo aceptó el reto y decidió recurrir a la vía aérea para solventar el problema y escapar. Construye alas con plumas y cera para sí y para su hijo y se lanzan a la fuga. Antes de partir, Dédalo advierte al joven Ícaro: “no subas demasiado alto, demasiado cerca del sol, porque el calor derretirá la cera y caerás”. No escuchó a su padre.

Otra versión menos romántica, más prosaica, dice que lo que en realidad inventó Dédalo fueron las velas para su barco (desconocidas hasta ése momento) con lo que pudo huir a gran velocidad de sus perseguidores remeros. Advirtió igualmente a su hijo que no navegara demasiado rápido ni cerca de la costa, que debía aprender a gobernar la nave primero. No escuchó a su padre.

¿Imaginan qué hizo Ícaro?

Nos ceñiremos a la primera versión (que es la que ha trascendido) porque es más imaginativa aunque parezca más plausible la segunda:

Padre e hijo volaron muchos estadios huyendo de Minos y alejándose de Creta. Tras planear por encima de numerosas islas hacia el occidente, Ícaro comenzó a ascender y ascender hasta que el calor del Sol, como predijo Dédalo, fue derritiendo la cera que unía las plumas de sus alas y… cayó al mar.

clip_image002

Volara o navegara, Ícaro es una de las alegorías mitológica del desafío al poder de los dioses (recuerden la Torre de Babel, por ejemplo). Los humanos, traducido, que no se acerquen demasiado a las divinidades porque el poder que irradian puede resultar letal para los simples mortales.

¿Por qué me acuerdo ahora de aquella importante figura de la fantástica mitología griega?

Pues son las malditas asociaciones de ideas.

El Sevilla FC, desde hace ya más una década, se ha constituido en el Club europeo de mejor y mayor crecimiento en relación con los presupuestos que ha venido manejando en todo éste tiempo. A base de buen hacer, de optimizar recursos, de planificar, de dotarse de profesionales de élite, de coordinar perfectamente todos los estamentos y de estar potentemente respaldado por una afición sin igual, fiel, perseverante, explosiva, genial, incansable… que ha sabido llevar al Equipo en volandas (de entre tantas, me quedo con lo ocurrido en Basilea frente al Liverpool, algo que difícilmente podremos olvidar así que vivamos dos siglos) hasta colocarnos en primerísimo plano del fútbol continental y por ende, mundial.

clip_image004

El Sevilla FC ha conquistado cinco títulos de la Europa League. Cinco en una década espectacular e inigualable, única.

“Y no está el Sevilla, así que eso es bueno”

“Sir Alex Ferguson believes Sevilla’s absence in Europa League boosts Manchester United’s chances”

Son parte de las declaraciones de Sir Alex Ferguson, venerado y admirado entrenador del Manchester United, de una importancia inusitada. Ésta figura mítica del fútbol inglés, con un arsenal de títulos a sus espaldas, se alegra tantísimo de que nuestro Equipo no compita éste año en ésa categoría.

¿Por qué se congratula sin reservas el bueno de Sir Alex? ¿Qué tiene el Sevilla FC para que un Club tan cargado de laureles, historia y presupuestos, considere que puede lograr con mayor facilidad la Europa League si no la disputa éste año nuestro Equipo?

Eran nuestros trofeos, nuestros mayores hitos jamás logrados y que refrendan brillantemente todo ése buen hacer que decía. Pero la Europa League es una etapa superada. Ahora, cuando competimos con los poderosos, ya salimos a luchar por el título mayor, por la Europa Champions League, por el premio gordo: la “orejona” de las élites absolutas. Y lo hacemos por derecho propio, ganando en el césped aunque como antes, necesitemos un aprendizaje, un rodaje, una adaptación a las nuevas normas.

El Sevilla FC reinventado cada año, no para de obtener triunfos, de ganar partidos, de doblegar a clubes netamente superiores en poderío económico… tutea a los ricos y riquísimos con desfachatez, sin importarnos que nos quintupliquen en las cuentas y sin considerar que el valor en canal de ésos jugadores a los que nos enfrentamos, nos debería dar vértigo. Vértigo porque miedo no nos dan.

Y la Liga.

Es la onda expansiva, la correlación, la irrupción en tromba en la cima absoluta del fútbol patrio donde el espacio disponible solo tiene dos dueños (ocasionalmente entra un tercero en la liza) y con una guarnición de dieciocho comparsas. Eso asusta y enciende las alarmas. Eso deja en evidencia que se puede entrar en el Olimpo siendo solo un dios menor, un plebeyo. Señala el sabio refranero popular, “más vale prevenir que curar” y así, manos a la obra, se despliegan los ejércitos de contención para frenar al bárbaro del sur que amenaza con moverles los sillones, con quitarles las coronas... con señalarles lo artificioso de sus imperios.

Prensa, radio, televisión, Liga, Comité de Árbitros, Antiviolencia… todo un contingente, un despliegue de armamentos inusitado, un acoso tremebundo e insano, brutal y despiadado para evitar el mal antes de que se produzca. Ya saben que en el amor y en la guerra…

Porque en los mejores momentos, cuando rozamos la miel con los labios y todos los sueños todos son posibles, la pusilanimidad propia coopera en los desmanes y nos hurta uno de nuestros más poderosos activos. Un valor que pocos poseen. Porque, como decía aquel “la mujer del César no solo debe ser honesta, sino parecerlo”.

Como al ateniense Ícaro, el calor del sol (de los soles) derrite la cera de las alas de las gradas del Ramón Sánchez Pizjuan.

Cuidaros.

miércoles, 8 de febrero de 2017

DE VIOLENCIAS

 

La historia de la Humanidad es la historia de sus guerras. El Sistema, incluidas sus variantes posibles, es violento per se. Quizás no se pueda explicar de otra manera.

En los estadios, como en todos los demás aspectos de los colectivos humanos, hay violencia.

Hay violencia en el fútbol, deporte de contacto físico, porque es, en esencia, un sucedáneo de guerra (vean los abundantes términos bélicos usados en su lenguaje) de lucha, batalla y conquista… reconvertido para la paz, con normas establecidas para que ésa violencia quede dentro de parámetros aceptables. Otra cuestión será la aplicación de ésos preceptos en función de los interlocutores. Volveremos sobre ello.

Y hay violencia en el espectador que asiste al enfrentamiento. Desde su visión exterior, el que mira en la distancia ve cosas distintas que el que participa en el césped y las juzga según sus propios valores, porque las mide desde su formación social violenta (cualquiera sea el grado que soporte) de su conocimiento o no de lo que está viendo o de la implicación emocional que lo identifique. Las gradas, por tanto, son tan subjetivas como todos y todo los demás.

Pero por encima de ello, hay una violencia instituida porque el Sistema es violento en sí mismo. Es la Violencia superior, la que nos impregna a todos como una linfa sorda, discreta, apenas perceptible pero tan sólida y contaminante que aprendemos a vivir con ella y se convierte en parte de nuestras existencias. No nos llama la atención porque nacemos, crecemos y nos desarrollamos en modos sociales de violencia de todas las maneras imaginables. La llevamos en los genes y la sociedad se encarga de fomentarla sistemáticamente.

Es la lucha eterna del poderoso contra el débil: el primero para mantener sus privilegios y el segundo por conquistarlos. Y cuanto más crece el poder, más se agudiza el afán por poseerlo y el desprecio por las formas de alcanzarlo. Son el “todo vale” o “el fin justifica los medios” o… cualquier otra burrada que se inventen. Pero el Sistema nos imprime bien temprano la idea de esto es lo normal, lo aceptable, lo políticamente correcto… que es el sistema y es el mejor de los posibles.

En éste ecosistema particular, el fútbol, la violencia campa por sus respetos de tantas formas y maneras que resulta muy complicado identificarlas todas. Muy complicado.

Echémosla al suelo con algunos ejemplos y un poco de imaginación:

Eres aficionado/abonado/seguidor de un Equipo “modesto”, de medio o bajo presupuesto, que estás permanentemente al borde de descenso o caes en él periódicamente. Cada temporada ves que tu Equipo dispone de unos seis, ocho, diez o quince millones de euros para fichajes y ves, también, que otros clubes se gastan en un solo jugador lo mismo que varias temporadas juntas del tuyo… es normal, me dirán, porque así nos lo hace creer el sistema. Pero cuando deben competir entre ésos dos en el campo, el sistema nos dice que puede ganar cualquiera, que es fútbol…

Eso es mentira y es una mentira psicológica violenta.

Cada temporada sabes que perderás, si o si, la mayoría de los partidos contra un buen grupo de Equipos de los de “arriba”, que algunos te vapulearan inmisericordes… y que si por alguna razón desconocida aguantas más minutos de los presupuestados, si te sales del guión a base de correr más que nadie, de echar los hígados por la boca porque tus recursos son los que son, hay un tipo que se encarga de “forzar” la situación a base de pitidos. No pasa nada, es fútbol, unas veces aciertan y otras fallan, nos dicen. Pero cuando haces recuento a final de temporada, los errores del juez inapelable en contra tuya (sobre todo con determinados Equipos) te resultan un buen puñado de puntos que, quizás, te hubieran salvado del descenso, o hubieras llegado a Europa, o a una final de Copa… de La Liga ni hablamos.

Que sabes, por tanto, que nunca tendrás un trato igualitario porque no eres determinado club; que tus recursos no prosperan; que te sancionarán y pagarás o cerrarás; que otros no cumplirán las sanciones por los mismos delitos (o peores) y que te obligan a aceptarlo…

Eso también es desesperación, es la violencia de lo inevitable, es la del reo camino del patíbulo que sabes que, el año que viene, volverá a suceder. Y el otro. Es el precio por amar a tu Equipo y no a otros aunque te saque más lágrimas que risas

Que sabes que cuando los piratas reparten el botín de cada año, a ti, que has luchado exactamente igual que los demás, solo te toca un cofre pequeño de monedas, de plata quizás, porque los cofres grandes repletos del brillo del oro, los acaparan otros. Algunos dos, tres o cuatro cofres.

Es la violencia de la impotencia absoluta, de mirar siempre el pastel a través del escaparate, de ser pobre y tener que asumir el que el sistema te diga que así es la vida, que te des por contento y agradezcas que te dejen entrar a la fiesta, que no importa que lleves trajes remendados, que puedes bailar con la guapa o el guapo una o dos piezas aunque siempre, al final, se vallan con otros…

Sabes, también, que jamás has lanzado nada al campo, que nunca has insultado a voz en grito a nadie por muy ruin y despreciable que haya sido su actuación, que no concibes que haya quien se enzarce en peleas (a palos o navajazos y que incluso se maten) por fútbol y que tu horizonte de polemista futbolero no va más allá de la “guasa”… pero que cuando llegas a TU Estadio, te encuentras un muro de policías y pseudopolicías que te cachean, que te denigran y a los que tienes que demostrar que eres inocente. Que solo te venden bebidas sin alcohol porque eres susceptible de perder los papeles con dos cervezas…

Esto lo deciden lo del palco. A los del palco no los cachean y son los que tienen un ambigú privado en el que sirven alcohol abundante y otras viandas que paga el Club.

¿Podemos catalogar de violento todo eso? Si, lo es. Es la violencia de lo desproporcionado que siempre se inclina del mismo lado.

Como desequilibrado es el trato que recibes en los medios de comunicación. Te sientes, otra vez, impotente ante la avalancha de manipulación que te rodea. Mires donde mires, ves a los de siempre, perpetuos, las mismas opiniones, los mismos babeos, los mismos perros agradecidos... observas incapaz que los dos golfos principales acaparan todo el espacio, todo el aire, que no oses elevar la voz (o ganarles un partido) porque te machacan, literalmente, cualquiera sea la excusa estúpida (fundada o no que igual nos la inventamos) y que siempre recargan desde la centrifugadora del ombligo, en la meseta, en el epicentro del ventilador de la mierda.

Cuando lees, escuchas o miras, ves siempre lo mismo y a los mismos y eso es violento, muy violento porque desearías un poco de atención, un poco de respeto por participar, por estar ahí o, siquiera, por ser carne de cañón. Y te excitas al ver que los tahúres de las cartas marcadas se regodean de ti diariamente, año tras año, Liga tras Liga en un nauseabundo abuso de poder… que se mofan de ti y los tuyos, que te ningunean, que manipulan asquerosamente con la connivencia de la mayoría… te exacerban y eso fomenta la violencia.

Y cuando tus recursos mentales son escasos, la violencia se convierte en tu único recurso.

Ves que cada nueva medida que toman te despersonaliza más, te roba tu idiosincrasia, tus valores, de idea de colectivo distinto y diferente para pretender que termines en el anonimato de lo anodino, de la domesticada y vulgar mediocridad generalizada, de la estética casposa y uniforme que solo mentes casposas y uniformes son capaces de imponer. Gente con pasados nauseabundos, fascistas, extremistas que ahora pretenden enseñarte formas y modos. Esos son. Y sus cómplices.

Infectan los Estadios de cámaras de televisión y nos graban… ¿qué hay de la Ley de Protección de Datos? ¿Quién custodia las imágenes grabadas? ¿Qué garantías de confidencialidad me ofrecen? ¿Quién es responsable: el Sevilla FC o La Liga? ¿Es un Estadio un recinto privado o público? Los actos más violentos (muertes incluidas) ejercido por aficionados, se han producido casi siempre fuera de los Estadios, pero como son esencialmente ineficaces, ineptos e incapaces para discriminar a los animales, toman las medidas de los fatuos: por unos pocos estúpidos, todos sancionados.

Y genera discriminación y por tanto, rechazo y violencia en las mentes.

¿Por qué es éste año, precisamente, elevamos a los tirios y troyanos como asunto de interés nacional? Interés negativo, por cierto, sabiamente dosificado desde donde se fabrican los bulos y las mentiras son repetidas una y mil veces, desde la casa matriz de la manipulación que irradia por todo el territorio patrio. ¿Por qué éste año precisamente, el muñeco al que disparar con reiteración se llama Sevilla FC?

¿Cuánto de persecución ideológica puede haber? ¿Por qué existe ése violento desequilibrio entre la represión a unos y a otros?

¿Quiénes son los cómplices? ¿Cómo se llaman?

El Sevilla FC, como casi todos los demás Equipos, es una Sociedad Anónima (adivinen los que no lo son y hallarán algunas respuestas). En una empresa así, no se eligen a los directivos. Estos lo son por su cartera de acciones y ya sabemos lo que los poseedores de un paquete mayoritario pueden ocasionarle a los clubes.

Los tremendos errores producidos por el Sevilla FC, inducido, presionado, forzado por los intereses espurios de La Liga y los principales mafiosos del fútbol español, han roto un nexo vital, único, irrepetible, característico y personal de los sevillistas y entre sevillistas que se me antoja muy difícil de recomponer. Pero el Sevilla FC, con sus dirigentes accionariales, es parte también del entramado de La Liga. De La Liga de dos… ¿cualquiera sea el precio que haya que pagar por ello? ¿Tiene que ser así?

Duele porque esas barbaridades que cometen unos cuantos, se les obliga a pagar unos muchos.

Y eso genera violencia, es injusto y es desproporcionado. Y es la otra violencia, la Violencia con mayúsculas.

Cuidaros.

Nota.- Si en algún momento alguien llegara a pensar que mi artículo es una defensa de determinados actos violentos a los que hemos podido asistir como aficionados al fútbol, sepa que se equivoca radicalmente, que condeno igual navajazos, palos, muertes y otras formas de agresión. Pero si nos desgarramos las vestiduras y nos explayamos hablando de violencia, debemos saber que ésta tiene muchas caras, muchas formas y que puestos a acusar, acusemos también ésas otras maneras y no nos dejemos llevar por los intereses particulares de unos pocos, con un determinado interés y para un único fin.

SEVILLA FOOT-BALL CLUB DESDE 1890

lunes, 16 de enero de 2017

USTEDES PERDONEN

 

Saludos.

Ustedes perdones, señores de Madrid, por haberles ganado éste partido.

Perdonen por la afrenta al poder establecido y por salirnos tantas veces, de vez en cuando, del guión que se escribe en La Liga y en los dos despachos principales.

Vuesas mercedes habrán de considerar que décadas de abuso descarnado y sistemático tengan, de vez en cuando, una canita al aire, un día de asueto. Una pequeña fiesta privada en un rincón del sur, a vuestra costa.

Si, somos conscientes de que esto nos hará sudar sangre en el futuro, de que el absolutismo que llevan practicando e imponiendo desde 1928 no concede ventaja alguna, acapara todo el aire y asfixia a (casi todos) los demás, que no permite relajaciones porque… ¡hay tanto (dinero) en juego!

Y el dinero es el síndrome de Diógenes del capitalismo. Como en el fútbol.

Sabemos que tomarán medidas (para hacernos el traje) y que tratarán el asunto como asunto de Estado porque la Marca España (la marca Madrid, tanto monta) ha quedado en entredicho. El mundo ha visto que los dioses pueden ser vulnerables, que sangran por las heridas, que se puede apostatar de la religión oficial de todas las Españas y seguir vivos y eso, lo sabemos, no nos lo perdonarán nunca. Tantos millones de heridos de la galaxia láctea reclamarán venganza y vosotros, señores de Madrid, les darán cumplida satisfacción en todas las formas imaginables, en todos los escenarios, de las mil maneras de torturas que conocen y aplican desde entonces.

Ya saben que hay provincias rebeldes en el Imperio Blanco que os dicen al oído: recuerda que eres mortal.

Era, la de ayer, una fecha especial para nosotros porque cumplíamos un siglo y un día de nuestro primer título oficial como Club. Era la celebración del aldabonazo primero del Eterno Campeón de Andalucía, del Dominador del Sur. Fuimos, en 1890, los presentadores del foot-ball al país y lo fuimos en ésta apartada orilla que no en el ombligo patrio. Ya entonces comenzamos a faltaros el respeto, señores de Madrid. Como ayer.

Y ayer, para celebrar ése centenario, nos regalamos un banquete en el restaurante más exclusivo del mundo y con un plato exquisito como pocos. Salud.

¿Oís insultos en nuestro Estadio? Sí, yo también, desgraciadamente. Habéis establecido un sistema de escuchas selectivo y un tribunal especial para nuestro Equipo que no encontramos en los demás campos. Es una de las herramientas de tortura. Y si me dicen que eso solo ocurre aquí, señores de Madrid, tendré que insultaros grandemente yo también. Mentís y mentís a sabiendas de que mentís porque para vosotros, la hipocresía es modo de vida. Debajo no hay nada, solo miedos.

Pero los insultos, los reprobables insultos de un partido, los que se escuchamos en todos los estadios, en todos, son solo una modesta manifestación, tan humana ella aunque suene tan mal, de repulsa al auténtico insulto que representáis vosotros, señores de Madrid.

En toda la formidable batería mediática que controláis y manejáis (poderoso caballero) cantan dolidos al mundo que el Madrid ha perdido y se rasgan las vestiduras. Miren a ver cuántos dicen que el Sevilla ha vencido. Miren, miren. ¿Veis el insulto ahí?

¿Insultos? Vosotros sois el insulto permanente, un anacronismo que tendréis que mantener a toda costa porque, lo sabéis y lo sabemos, en auténtica igualdad de condiciones lo mismo no sois tan poderosos. Igual no lo sois.

Sin la propaganda, sin La Liga, si los dineros que hurtáis a los demás y sin los árbitros (que como humanos, cometen errores generalmente contra los otros), igual no sois tan grandes como pretendéis.

Ayer os bajamos el balón al suelo. Ayer os pisamos un callo.

Ayer blasfemamos.

Y a pesar de ello, la provincia piensa seguir resistiendo.

La tribu de yonquis y gitanos, los vándalos de la Vandalucía de ésta parte del Imperio, andamos conjurados desde hace 127 años en ser nosotros, en creer en los nuestros, en no achantar la cabeza nunca y pelear hasta el final.

Ustedes perdonen, pero que se pudra el imperio.

Cuidaros.

SEVILLA FOOT-BALL CLUB DESDE 1890

martes, 29 de noviembre de 2016

LO QUE ME ENSEÑÓ EL SALMON

 

Saludos.

Se llama Álvaro Yanes y es el dueño y editor del blog “Salmón Palangana”.

clip_image002

Hoy nos enteramos que cierra y hoy, desgraciadamente, algunos nos sentimos de lo que en otras formas más terribles, llamaríamos de luto. De luto riguroso.

Porque cerrar ése blog, Álvaro, es dejarnos huérfanos a algunos, especialmente brutos, que solo hemos aprendido a atisbar los secretos de las cuentas del Sevilla y de la UEFA porque has tenido la habilidad de explicarlas de maneras apta para torpes. Como yo.

Conceptos tan abstractos que los que no podemos pasar de los dígitos de un marcador (hasta un 22-0 como máximo) nos perdemos y nos sentimos desvalidos.

Recuerdo aquel día que nos presentó Carlos Romero frente al Gol Sur de nuestro Estadio. Hubo el clásico ¡hombre… Alvarito! con las alegrías propias de ponerle cara a las letras de la pantalla del ordenador (utilizabas un nick afrancesado en el Foro Oficial) y con la posibilidad, vía privilegios de la edad, de poder usar diminutivos para hablar contigo. Y el estrechón de manos derechas (las izquierdas ocupadas con Gambrinus) Eras un tipo joven y parecías tímido y por un momento percibí (soy así) la sensación de que te sentías algo intimidado en mi presencia. El tiempo me hizo comprender que si alguien debía sentirse intimidado, ése sería yo.

Bien, Álvaro, nos dejas (me atrevo a usar el plural), algo desamparados porque no hay quien explique ésas cosas mejor que tú. Ni aproximadamente.

Ojalá que pronto te tengamos de nuevo en el sitio central de nuestros “favoritos”.

Un abrazo y cuídate mucho.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

EL MARINO (VI)

 

Saludos.

En el capítulo anterior, como diría aquel, dejábamos a Paco Palomares ejerciendo de héroe y exponiendo su vida para salvar a una mujer en un incendio.

Ése carácter arrojado e impulsivo de Paco (que aplicaría en no pocas facetas de su vida, unas veces para bien y otras para mal), le llevó a plantearse una acción que hubiera podido tener un alcance mucho mayor del que afortunadamente tuvo. Vean lo que publica "La Crónica Meridional" de Almería, el día 12 de octubre de 1914:

clip_image002

En 1914 estalla la I Guerra Mundial en Europa (todas las dos guerras mundiales se han producido aquí y con los mismos protagonistas principales) en el primer intento alemán por dominar físicamente el continente entero (lo conseguirían más tarde, cuando les convencieron los norteamericanos de que solo era posible a través de la economía y así lo hicieron). España, como habría de suceder en ésta y en la siguiente conflagración, se mantuvo neutral y no intervendría directamente en el conflicto.

Sin embargo, cientos de ciudadanos españoles, a título particular, se enrolaron en los ejércitos en liza, a saber: los imperios Alemán, Austrohúngaro, Otomano y Bulgaria (y varios países pequeños más) de un lado y una gran coalición de aliados encabezada por Inglaterra, Francia, Rusia, los Estados Unidos... y otros ocho estados del otro.

Hay abundante literatura sobre la participación de los voluntarios ibéricos y de sus acciones de valor en las batallas en ambos bandos. Más tarde, en la siguiente guerra y a pesar de que España andaba bajo el yugo y las flechas del golpe de estado del General Franco, socio fiel del Tercer Reich del nazi Adolf Hitler, los republicanos exiliados darían también muestras de valentía: en 1944, "La Nueve" compañía integrada por ex milicianos republicanos españoles, fue la primera fuerza aliada en entrar en Paris, empujando en su huida a los alemanes, y donde todavía hoy día se les tributan honores por ello.

En el otro lado, la "División Azul" enviada por Franco (había que pagar el servicio prestado por la "Legión Cóndor" alemana y sus bombardeos a poblaciones civiles españolas, como por ejemplo la masacre de Gernika) integrada por casi 50.000 voluntarios fascistas y que también destacó militarmente, sobre todo en el durísimo frente ruso y en el fracasado asedio de Leningrado. A éstos si se les homenajea de vez en cuando en España.

Pues en aquella Primera Guerra mundial, Paco Palomares quiso participar al lado de entre 7.000 y 12.000 (no es posible precisar la cifra con certeza) voluntarios españoles. Tenía en ése momento 40 años... ¿qué impulsó a nuestro polifacético paisano a "embarcarse" en tamaña odisea? Y sobre todo... ¿lo hizo realmente? Pues a pesar de las dudas del cronista y la falta de respeto a las aptitudes mentales de Paco (quizás llamarlo "insulto" sería más adecuado), El Marino se fue a la guerra. Vean lo que publicaba el "Daily Mirror" el 24 de octubre de 1914:

clip_image004

Ahí tienen a nuestro bull-fighter. Imaginamos que le sería proporcionado un uniforme adecuado a sus nuevas funciones, pero el cronista, para realzar el valor de su noticia, coloca una de Paco vestido de luces y con su montera por montera.

Dice la "Enciclopedia de Andalucía" que obtuvo la Medalla Militar en Verdún y la Legión de Honor en Iprés (o Yprés), extremos que no hemos podido confirmar a pesar de haber realizado una intensa búsqueda en los archivos franceses, por lo que deberemos aceptarlo como cierto. En cualquier caso, suponemos que la familia guardará ésas distinciones.

No deja de sorprender, no obstante, que fuese condecorado en batallas terrestres siendo marino. Si consideramos que tenía entonces 40 años, como decíamos, nos preguntamos qué acciones pudo desarrollar para merecer ésos honores. Se nos hace difícil imaginarnos a Paco, de natural hombre obeso y probablemente doblando en edad a la mayoría de sus compañeros de armas, correteando por las trincheras y asaltando las defensas de los tudescos. Cuesta.

Lean lo que publicaba el conocido semanario "The Kon Leche" del 25 de enero de 1915:

clip_image006

Ése periódico taurino siempre se ensañó con Palomares (quizás porque no era buen torero o precisamente por ello), pero si andar metido en una guerra, obtener dos medallas (que no se suelen dar a los cobardes) y resultar herido no les pareció serio... alguien debió decirles que hay más formas de medir el valor (discutibles o no) que las de plantarse delante de un astado. Hay que tener mucho para eso, ciertamente, pero para enfrentarse a otro ser humano armado que viene a quitarte la vida (el toro solo se defiende) quizás se necesite estar hecho de otra pasta.

Independientemente de las dudas que nos hayan podido surgir, Paco Palomares estuvo enrolado con las fuerzas aliadas en la Primera Gran Guerra, luchó en suelo francés y este extremo parece indiscutible.

¿Cuánto tiempo estuvo alistado? No lo sabemos, pero su actividad literaria parece que no se detuvo porque en 1915 (teóricamente debería seguir en el frente) escribe "El U-29", fantasía trágica en tres actos y un epílogo, estrenada un poco más tarde, en 1917.

clip_image008

El título corresponde a un famoso tipo de submarinos alemanes botados en 1913, justo antes de comenzar la guerra. Y como nuestro Paco era marino, elige el nombre de un navío para una fantasía trágica.

Y trágico para la familia resultaría también ser ése año de 1915, pues fallece el Reverendo Doctor Palomares García.

clip_image010

clip_image012

A propósito del Reverendo Palomares y muy poco antes de que Paco marchara a la guerra, visitó Sevilla el Escritor madrileño Eugenio Noel (Madrid 1885-Barcelona 1936). Andaba documentando su obra "Escenas y andanzas de la campaña antiflamenca" (!). Es una recopilación de vivencias y reflexiones (librepensador y regeneracionista) de sus viajes por España. Debió sentirse muy impresionado con nuestra ciudad ya que compone hasta tres capítulos (uno para los demás lugares que visita): "Una tarde en el cementerio de Sevilla", "Visión de Sevilla desde la Giralda" y " La iglesia muerta de San Basilio".

Noel era amigo de Paco Palomares y en ése último relato, dice:

clip_image014

clip_image016

clip_image018

Paco lo lleva de visita a la Iglesia de San Basilio, le presenta a su padre y recorren el lugar guiados por el propio Reverendo. Describe lo que va viendo y hace, también, un extracto de la vida de Paco:

clip_image020

Leemos pasajes ya conocidos y otros novedosos que miraremos más adelante porque, como venimos insistiendo desde el principio, las dimensiones del personaje son asombrosas.

En su descripción de la visita, Noel nos cuenta sobre la maqueta del biplano que no se llegó a construir y los detalles técnicos del proyecto: aerodinámica, distribución de los pesos, doble hélice, potencia del motor... asesorado por Paco, lógicamente; la oreja que cortara a un toro en la Maestranza e inmediatamente Paco se explaya, sorprendentemente, contra "la barbarie de las corridas" y contra los toros a los que "odia", dice Noel; aves disecadas, numerosos recuerdos de sus viajes marinos y cartas náuticas; junto con el Reverendo prosiguen la inspección hacia la Sacristía donde tiene instalado el Doctor su "museo" de la Inquisición, en un "encantador desorden de sus colecciones". Sin embargo, Eugenio Noel se siente sobrecogido ante los instrumentos de tortura.

clip_image022

Continuará.

Cuidaros.

 

 

 

Fuentes:

Moreno Martínez, Doris "El primer museo de la Inquisición en Sevilla". Universidad Autónoma de Barcelona

http://angelaysevilla.blogspot.com.es/

http://hemeroteca.sevilla.abc.es/

http://www.anglicanos.org/

http://iglesiadesanbasilio.blogspot.com.es/

http://protestantedigital.com/

http://gestauro.blogspot.com.es/

miércoles, 9 de noviembre de 2016

EL MARINO (V)

 

Saludos.

Ya nos acercamos al momento decisivo, momento al que aspira todo torero: doctorarse tomando la alternativa. Pero llegar ahí no es fácil y el camino hasta el éxito puede estar salpicado de obstáculos. Reales o inventados.

clip_image002

No se contiene el cronista sobre los conocimientos de Paco en ése arte y le acusa directamente de simular una lesión y sin embargo, nos regala algo nuevo, algo muy interesante: "aviador". ¿Aviador? ¿Marino y aviador? Hay que indagar y lo haremos más adelante que ahora andamos a punto de tomar la alternativa en Madrid.

clip_image004

Ahí está Paco en Vista Alegre realizando su sueño más grande, en un divertido fotomontaje bastante conseguido para la tecnología de la época. Se comentaba en las tertulias sobre el apodo "El Marino" y alguno había que mantenía que Paco pertenecía a la Armada. Para evitar malentendidos, se hace público el siguiente comunicado:

clip_image006

Con toros de Garrido Santamaría, comparte cartel con Fermín Muñoz González "Corchaito" y José Morales "Ostioncito".

La crónica de "The Kon Leche" (portada que veíamos en el capítulo anterior) del 1 de septiembre de 1912 ("doce en punto de la noche" señalan en la cabecera) es demoledora. Le dedican a la corrida dos páginas completas en las que el sevillano ocupa la mayor parte, obviamente por ser el protagonista principal de la jornada. Y dado que se impone un relato referido a un "literato" que pretende ser torero, el autor del trabajo periodístico (no hay firma) se arma de poesía, prosa y marinería y envuelve el suceso de manera que no suene a escabechina, que solo parezca una opereta tragicómica. Vano intento porque el humor nos muestra a Paco más descarnado, más terrible... más ridículo.

Sale el primer toro de la tarde, de nombre "Grajito", con el que debía diplomarse y comienza desplegando el capote pero, dice el cronista, "no le sopla viento favorable en esto de torear con capa" y recibiendo, además, un envite "por la banda de babor". Tras el tercio de banderillas, Paco se apresta a recibir los trastos de manos de "Corchaito" y cumplir el ritual de la iniciación. Se le ve sonriente y decidido aunque muchos espectadores no se reprimen y comentan jocosos la estampa poco torera que tiene.

clip_image008

clip_image010

Recordemos que en 1912 tiene ya 38 años, pero Paco está viviendo uno de sus propios personajes teatrales porque desgraciadamente, Paco Palomares El Marino no sabe torear.

Su segundo, de nombre "Zorrito", nueva faena de aliño y... mejor leamos al cronista:

clip_image012

Y el Marino entonces

le dice a Corchao

que lo mate Dios

que es quien lo ha criao.

Y Paco Palomares El Marino, no logra matar su segundo toro en el momento de más gloria de su vida.

Dicen las crónicas que se cortó la coleta aquel mismo día porque, en efecto, no vuelve a los ruedos salvo algún acto benéfico. Parece que su ambición por ser torero quedó plenamente satisfecha habiendo obtenido el título.

clip_image014

Pero Paco, además de sus aventuras allende los mares (que trataremos en su momento) sus producciones líricas y sus fallidas actividades entre los astados, tenía tiempo para más cosas, para muchas más cosas. Miren ésta noticia aparecida en el diario "El Día" de Madrid, el 12 de junio del año anterior a los sucesos narrados más arriba:

clip_image016

Apenas unos años antes, los archiconocidos hermanos Wright habían logrado volar su famoso "Flyer I" o "Kitty Hawk" en Carolina del Norte. La noticia recorrió el mundo, España incluida, y es posible que el ingenio inquieto de Paco llegara a pensar que él podía emular a los americanos, que tenía capacidad para ello. Y como vemos, lo hizo.

No sabemos qué respuesta recibiera del Ayuntamiento, si le creyeron y si tomaron en cuenta su preocupación industrial sevillana, pero parece evidente que el invento no prosperó. Quizás no fuera el lugar adecuado para presentar su creación. Sin embargo, la tradición aeronáutica de ésta ciudad con el Aeródromo de Tablada y la creación de la H.A.S.A. (Hispano Aviación, Sociedad Anónima) también le debería un reconocimiento a nuestro Paco Palomares., ingeniero aeronáutico.

Retomemos el hilo. Tras su retirada (fracaso) como diestro, Paco también dedica parte de su tiempo a realizar actos heroicos.

clip_image018

Esto ocurría en 1913 y veremos que en efecto, tuvo un importante reconocimiento... por otra causa. Muy poco más tarde, Paco tomaría otra sorprendente y tremenda decisión.

Continuará.

Cuidaros.

 

 

 

 

Fuentes:

Moreno Martínez, Doris "El primer museo de la Inquisición en Sevilla". Universidad Autónoma de Barcelona

http://angelaysevilla.blogspot.com.es/

http://hemeroteca.sevilla.abc.es/

http://www.anglicanos.org/

http://iglesiadesanbasilio.blogspot.com.es/

http://protestantedigital.com/

http://gestauro.blogspot.com.es/

jueves, 3 de noviembre de 2016

EL MARINO (IV)

 

Saludos.

Veíamos en el capítulo anterior que Paco Palomares resultó ser un fecundo autor teatral cuyas obras, propias o en colaboración con José García Rufino, Antonio Sánchez Jurado o S. López Silva entre otros, se representaron por teatros de toda España.

Paco era íntimo amigo de José García Rufino "Don Cecilio de Triana" (San Fernando 1875, Sevilla 1943) abuelo de la cantante y actriz Carmen Sevilla, periodista, autor de zarzuelas y operetas, crítico y dibujante (colaborador de "El Posibilista", "El Porvenir", "El Noticiero Sevillano", "La Giralda", "El Entreacto", "Triana", "La Región" o "Miscelánea") que tiene, merecidamente, una calle en su barrio de Triana. Llevaba unas gafas de repuesto para sustituir a las que le rompían a pisotones en las numerosas palizas que recibía paseando por la ciudad, debido a su capacidad de poner en solfa a tirios y troyanos, por lo que recibía "parabienes" de todas las partes.

En 1941, don José estaba en la miseria y debía vivir de la caridad de sus familiares y amigos. A tal punto, que se conserva una carta que remitió a Guillermo Fernández-Shaw (periodista y autor de los libretos de las más famosas zarzuelas conocidas de la lírica española) pidiéndole ayuda económica.

clip_image002clip_image004

García Rufino, junto con Domingo Tejera de Quesada, José Laguillo Bonilla, Manuel Chaves Nogales, Juan Carretero Luca de Tena, Andrés Martínez de León, Agustín López Macías Galerín, Manuel Benítez Salvatierra o César del Arco, fueron algunos de los periodistas perseguidos y/o represaliados por sus ideas críticas y filiaciones políticas. Varios hubieron de exiliarse para salvar sus vidas.

Pues no es de extrañar que Paco Palomares , protestante, republicano y librepensador, frecuentara y colaborara con alguno de éstos intelectuales señalados.

Tanto que en el Centro Documental de la Memoria Histórica, se conserva la ficha Ref. ES-CDMH-37274-UD-7338440 - ES-CDMH-37274-UD-7376527, del Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo (tribunal creado por los golpistas para la brutal represión posterior a la guerra civil, instaurado en 1940 y clausurado en 1964) a nombre de Francisco Palomares del Pino, procesado en el Juzgado Especial nº 1, "nuestro" Paco Palomares.

¿Era también masón? Miren ésta cabecera de papel oficial de su revista cómico/satírica "ACyT" y fíjense en el dibujo del anagrama:

clip_image006

¿Contiene elementos francmasones o simplemente se trata de una representación jocosa? Si repasamos la simbología masónica, ése dibujo está cargado de alegorías. No parecería impensable que hubiera pertenecido a la orden como lo fuera su padre, el Reverendo Palomares de San Basilio, tal cual publicaba el órgano oficial de la masonería española, la revista "Gran Oriente" en 1908.

clip_image008

Paco Palomares, aunque haya versiones contradictorias que veremos al final, parece que igualmente terminó sus días en la ruina, como tantos de los intelectuales de su círculo.

Y llegamos a uno de los momentos cumbres de la vida de Paco. Nos atrevemos a suponer que probablemente fuera de los más importantes, de un sueño perseguido durante años y que allá en Madrid, en Vista Alegre, pudo haber alcanzado. Vean:

clip_image010

¿Recuerda su novillada de 1895, en la sevillana plaza de La Maestranza, aquella tarde repleta de incidentes, cornás y sangre en la que Paco también fue lanceado? Pues muy poco después, en el semanario taurino madrileño "El Enano" (revista de loterías y toros) de 22 de diciembre, se podía leer:

clip_image012

Pues no. Dicen que el tiempo cura las heridas (las físicas y las emocionales, suponemos) y eso debió ocurrirle a nuestro hombre porque jamás abandonó su sueño de tocar la gloria en los ruedos. Quince años más tarde, Paco se propuso entrar por la puerta principal de la tauromaquia.

Hay bastantes crónicas de aquella tarde madrileña y trataremos, por tanto, de tomar un par de ellas para no abusar demasiado de éste pasaje. En cualquier caso, nos ha resultado imposible encontrar alguna benevolente.

No obstante, veamos qué sucedía en 1910 y antes de su sorprendente alternativa en Madrid. El recorte lo publica "El Guadalete", magnífico diario jerezano que se estuvo editando más de ochenta años ((1852/1836) recoge una capea privada en la finca de un rico ganadero (no se especifica) y ocurre esto:

clip_image014

No tenemos suerte o no vamos a poder ser toreros. O no somos buenos en esto. Sin embargo, en su periplo formativo en el arte de Cúchares, también cosecha algún triunfo.

clip_image016

Una oreja. Es con diferencia, el premio más importante del que hayamos podido tener noticia y nosotros, legos en la materia y en nuestra ignorancia de los asuntos de los cuernos, no preguntamos qué meritos deben reunir los novilleros para alcanzar el grado de "maestro".

Pero dejaremos su alternativa para el próximo capítulo, porque todavía nos quedan ésta y otras sorprendentes razones para maravillarnos con tan tremendo ciudadano.

Continuará.

Cuidaros.

 

 

Fuentes:

Moreno Martínez, Doris "El primer museo de la Inquisición en Sevilla". Universidad Autónoma de Barcelona

http://angelaysevilla.blogspot.com.es/

http://hemeroteca.sevilla.abc.es/

http://www.anglicanos.org/

http://iglesiadesanbasilio.blogspot.com.es/

http://protestantedigital.com/

http://gestauro.blogspot.com.es/