jueves, 5 de enero de 2012

CAINITAS

 

Saludos.

Miren por donde, cada día le tengo mayor y mejor afecto a la Blogosfera Sevillista. La pléyade de magníficos opinantes crece por momentos y raro es el día que no me pego de frente con algún artículo, o varios, de nivel superior. Le pese a quien le pese, egos e intereses aparte.

En las últimas horas me despacho con uno de Juan Ángel de Tena y otro de Ravesen, sensacionales como siempre, sobre la prensa (incluyamos en "prensa” a todos los medios porque todos adolecen de lo mismo).

En principio soy partidario de que en habiendo dos Clubes destacados en Sevilla, el trato de esos medios locales sea equiparable. Si, ya se. Entenderé si me decís que no hay color entre uno y otro. Entiendo, también, que las distancias, actuales e históricas, son abismales y que en otras capitales no se observa esa igualdad. Lo entiendo, lo asumo y discrepo. Con todos los respetos.

El Real Betis Balompié, independientemente de que su Historia esté y haya estado siempre por debajo deportivamente de la del Sevilla Fútbol Club (y que nadie se rasgue las vestiduras porque a ésa Historia y a los títulos nos remitimos), es un Club de Sevilla. Es tan nuestro como pueda serlo el propio Sevilla F.C. o el Calavera, pongamos por ejemplo. Y solo por el mero hecho de que sea sevillano, merece, como poco, respeto. El mismo que podamos exigir hacia los nuestros.

Es verdad, que lo es, que siempre se le ha dado un trato por encima de sus logros y que por el contrario, a nosotros, el mejor Club andaluz de todos los tiempos (de TODA Andalucía y es una región muy grande), se nos trató históricamente mal. Muy mal. A veces, perversamente mal. Las hemerotecas no engañan, amigos míos, porque podemos leer decenas de crónicas en las que se dice, textualmente, que el Sevilla hizo un campeonato desastroso, que los otros jugaron mejor pero… acabó batiéndolos a todos y en toda la línea. Tremendo.

El “cainismo” (actitud vengativa contra los propios familiares, compatriotas o amigos) es, por ello, histórico, desde siempre. Tan desde siempre que las fundaciones u oficializaciones se basan, sin el menor atisbo de verosimilitud, en leyendas urbanas, falsas y muy bien alimentadas desde entonces.

Hay, sin embargo, momentos en que ése cainismo sufre una inflexión y deja de ser sencillamente particular para, sin abandonar la senda, responder a otras utilidades  económicas. Los medios periodísticos más potentes de la Iberia están y han estado siempre en Madrid. Los periódicos, radios y televisiones ejercen sus dictaduras informativas anclados en la capital, por la capital, desde la capital y articulan sus trabajos como si ésa capital abarcara todo el territorio patrio y por acá solo seamos un barrio.

Esos medios, invariablemente, dedican el mayor porcentaje de espacio (a veces abrumadora y ofensivamente grande), a un club y a cualquiera de sus protagonistas, sin importar si se habla de algo importante o alguna insignificancia con tal de que siempre se destaque, que siempre aparezcan en portada y no cese el bombardeo masivo y constante de “noticias”. A uno solo. Un club que no tiene escrúpulos en ampararse en el círculo mediático que le rodea y que se extiende por medio mundo para, entre otras cosas, percibir una ingente cantidad de ingresos. Obscenamente inmensos. Todo vale y no importa el medio para lograr sus fines, como la propia sociedad en general.

Pero como ocurre con el lenguaje donde todo funciona por oposición (si digo blanco es para distinguirlo del negro, si grande contra pequeño…), la economía mantiene que si hay quien no tiene es porque a otros les sobra.

Y así, el club de Madrid por excelencia tiene el mejor currículo del mundo. Probablemente y con permiso del Milán. Eso es lo que les importa y no gaitas tipo reparto justo, periodismo objetivo, trato respetuoso... Y el Barça a su vera.

Los medios de Madrid y Barcelona, por tanto, controlan a la mayoría de medios del resto y los de ése resto son sucursales. Y los locales independientes de ése poder central siguen la rueda porque, desgraciadamente, el mapa del catetismo en amplio y extenso.

De nada nos vale que un periodista sevillano, del Sevilla o del Betis a muerte, trabaje en alguno de ésos medios porque jamás podrá ejercer defensa alguna de nuestros clubes si ello supone enfrentarse a la central. No pueden. Se juegan sus salarios. Y aceptan, tragan y adoran al becerro aunque por dentro deban saborear sus propias hieles.

Hay una diferencia no obstante: en la capital de España (y Barcelona) y a pesar del dominio omnipresente del Madrid y del otro, que nadie ose tocar a los otros clubes. Atlético, Getafe, Rayo y Español tienen, hacia fuera, una protección mediática que ya quisiéramos por estos lares.

Madrid y Barcelona cierran filas con los suyos aunque dentro se maten a estacazos.

En Sevilla y como casi todos los medios obedecen a amos externos, su trabajo es horadar, atacar, dividir, socavar… no vaya a ser que alguno crezca más de la cuenta y pueda hacerle sombra a los jefes.

¿Y del sur… quién podría optar a disputarle méritos a los dos gigantes? Pues a ése que piensas es al que hay que darle sin compasión, que no crezca, que no destaque, que si los peitos de Ronaldo huelen a rosas, los de Kanouté son pandemias, que el Florentino es el puto amo de la construcción y todo lo hace bien (con lo que queramos pensar que pueda suponer ello y más), Del Nido es el enemigo público número uno…

A todo ello debemos sumar los intereses particulares que, añadidos a los laborales y su dependencia del centro, puedan concurrir en algunos periodistas. Rencillas, deseos incumplidos, favores, colores… excepto ser un profesional ecuánime, todo vale. Y es así porque encuentran caldo de cultivo en uno u otro bando. La realidad, sin embargo, es que solo sirven a otros intereses aunque haya tantos incapaces de advertirlo, de seguirles el juego y de, de eso se trata, comprarles sus productos. Subproductos.

Somos cainitas y le hemos sido siempre. Y aquellos, desde allí, siempre sonriendo y siempre pensando que… !ahí me las den todas”.

Cuidaros.

7 comentarios:

EL PAPI MAGASE dijo...

Menos mal hermano como dices que les han salido unos cuantos de granos,todos sevillistas,armados con blogs en internet y con la palabra tan solo,sin otro tipo de armamento que el propio teclado,pero la pasión y la entrega con la que se hace es al menos digna de admirar,coño hasta nos autocriticamos como ellos no tienen cohones de hacerlo,un abrazo hermano,un grandisimo post,bueno otro mas de tantos porque lo que tú escribes está escrito en letras de oro,del de 18 kilates,hecho de menos un cafelito contigo,va a haber que hacer algo al respecto.

Marcu dijo...

Si un dia cualquiera que haya en TV partido del Madrid y necesitas flagelarte los tímpanos, pon la Cope a nivel nacional y escucha y mira el fútbol por la tele.
Dicen que son los mejores informadores deportivos a nivel nacional. Estaban en la SER y..."por profesión, nunca por dinero" cambiaron de cadena.

¿Flagelación o muerte súbita?


Me encantó la entrada, el fondo y la forma. Gracias.

Cordialidad para Vd.

fpd dijo...

Magnifico punto de vista el de usted, el cual yo comparto.
Es tal el bombardeo de noticias sobre los poderosos del futbol al que estamos sometidos, que aun me resulta más extraño y a su vez tan admirable, la actitud de estos guetos irredentos contra la corriente imperante y que como un tsunami amenaza con inundarlo todo. No escatimarán en recursos, todo vale para mayor gloria del poder, aun a costa de su empobrecimiento, porque la autentica valía del triunfo la marca la calidad del oponente, no la abrumadora y ofensiva superioridad a la que están sometiendo esta liga.
Saludos

Juan Angel de Tena dijo...

Querido Jose Manuel
Tu lo has dicho. Somos CAINITAS desde siempre y me parece que poco remedio tiene el dejar de serlos.

Creo que bien hariamos nosotros, la palabra en clave sevillista como es la blogosfera sevillista, en denunciar y hacer frente a tanta manipulacion como proviene de ese sector de la prensa deportiva sevillana empeñada en hacer el juego sucio a todo lo que huele a Sevilla FC.

Ni mas ni menos que lo que tu haces con este magnifico articulo.
Poner blanco sobre negro ante una realidad palpable y palmatoria por mas que algunos sigan haciendole el juego y comprando como tu bien dices, sus subproductos.

Que cunda el ejemplo.

Muchas gracias por la mencion Jose Manuel.

Un fuerte abrazo amigo.

Jose Manuel Ariza dijo...

Saludos.

Hermano ¿solo 18 kilate? ¿No lo hay de mas? Tas pasao. Otra vez. A ver si acaban del todo estos días de... y nos tomamos ése cafelito.

D. Marcu, ésa experiencia radio/televisiva me temo que será algo que me vaya a perder para siempre.

D. Fpd, en efecto, su frase final lo puede resumir todo: No hay mérito en vencer a un enemigo pequeño. Y eso me recuerda a los brabucones de los colegios que abusan de los pequeñines y que cuando les salen rivales de su tamaño, huyen.

D. Juan Angel, solo reseño lo que me parece bueno. Y en la blogosfera hay bastante de ello. Mucho. No olvidemos, además, que tenemos, todos, una cierta "obligación" de ser pedagógicos, de ser coherentes, sensatos y de contraponer calidad, buen gusto y categoría a la caterva de piratas de los medios. Incluso a los propios.

Somos del Sevilla. Somos el Sevilla y debemos mostrar fondo y forma. Nuestro nivel.

Muchas gracias a todos.

Cuidaros.

Ravesen dijo...

Yo soy de la opinión de que ese cainismo debería ser desterrado, que deberíamos hacer lo posible por cambiar eso que para mi es un defecto de la sevillanía en general. (¿Qué decir, por ejemplo de lo referente a la Semana Santa?)

Otros dicen que es parte de nuestra idiosincrasia y que así debe de continuar.

Lo que nadie puede dudar es que se trata de algo que nos hace peores, que supone una rémora respecto a otros lugares, como bien explicas en el post.

Y lo peor es que seguimos permitiendo que algo así ocurra, para regodeo de los demás.

Muchas gracias por la mención, aunque hay otros muchos sitios donde se habla de lo mismo con bastante mayor frecuencia.

Saludos

Jose Manuel Ariza dijo...

Saludos.

D. Rafael, comparto su deseo de acabar con ésa parte cainista que tenemos. De corazón.

Quizás podríamos desactivarlo un poco con, sencillamente, respeto. No creernos mejores que nadie en nada porque eso solo es una aberración intelectual y racional.

Ser nosotros mismos. Nada más.

Y ser utilizado para degradar interesada y perversamente a ésta parte de España es algo que hace tiempo y como diría aquel, me la trae floha (con perdón).

D. Rafael, soy consciente de que hay muchos otros sitios donde se habla, a veces demasiado, de éstos temas. Incluso de manera obsesiva. Pero considero que abusar de ello, como ocurre a menudo, es solo alimentar a la bestia. Por eso gusto escoger, de vez en cuando, a los que mayor respeto tengo y que se me destacan por coherencia, buen hacer y sabiduría.

Un placer, amigo.

Cuídate.