sábado, 26 de diciembre de 2009

UNA HISTORIA DEL SEVILLA -CUATRO-

Saludos.

Las cosas, por Huelva, seguían marchando medio regular. Además, había para todo el mundo, sin importar si eras amigo o enemigo.




Parece que no solo el arbitro Moliní debía cuidar de su integridad. Y parece, también, que había más equipos controlando la Federación Regional Sur. Todos, como vemos, contra el mismo.

La imparcialidad de los periodistas, como hoy mismo, resultaba patente. Veamos otro ejemplo y fijémosnos en los términos que usa el querido Olmedo para "despachar" un partido que no le había salido bien: unas líneas en las que uno juega de maravilla y pierde estruendosamente. El otro... por las individualidades.




Magnífico Kinké enfadado. Y mejor aún "de lo demás, nada digno de mencionarse" con un ¡4 a 2!

Soberbio Olmedo-Botepronto.

Pero éste amigo no se conforma con hacer sus crónicas particulares, en función de sus propias inclinaciones, sino que se atreve a prender mechas de alcance insospechado.




El final del artículo es un llamamiento en toda regla a la subversión porque cuando no ganamos en el terreno de juego, los despachos se convierten en campo de batalla.


Ocurre que con amigos como éste es preferible tener enemigos. El Recreativo -que años más tarde se daría de baja en la Federación-, mal debía enfocar los asuntos si necesitaba "asesores" como Olmedo.

Siempre, no obstante, hay un Club que no se doblega, que no escucha cantos de sirenas y decide seguir su propio curso. Un Equipo que no necesita que le dicten sus actos, que antepone otros intereses a los de los que viven de la pluma -o el micrófono y la cámara- y eso les convierte en objeto de las iras de quienes no pueden influir de ninguna manera.

Hoy, en 2009 y a punto de cambiar de año, las cosas siguen igual.

Continuará.

Cuidaros.

1 comentario:

Carlos Romero dijo...

No sabes como me alegra que des el paso de empezar a hablar de Historia más a fondo. Felicidades.

Has clavado tres artículos de la máxima importancia:

El primero es el que desemboca en la desaparición del Recreativo de Huelva en 1931.

El segundo es el prototipo de cómo se ha tratado al Sevilla FC durante toda la Historia usando la propaganda.

Y el tercero de un mes y un año clave en muchos aspectos para el Sevilla FC, el 22-0, la conjura del Recreativo y Betis para llevarse la Federación a Huelva.

Ánimo.