domingo, 13 de diciembre de 2009

AMINETU



Saludos.

Hay una determinación en ésa mirada que intimida. O enamora. Es el brillo de las conciencias fuertes, la profundidad del infinito, el valor de lo posible.

Aminetu Haidar es saharaui. Aminetu es española. Y Aminetu somos todos.

¿Cómo era aquello de los que luchan toda la vida? Pues las vidas pueden ser muy cortas y hay quien está dispuesta a vivirla.

Días de hipocresía los que vivimos los hipócritas todos. Días de soportar barbaridades de los bárbaros que nos gobiernan, los que nos deciden las vidas, los que nos ordenan los pensamientos.

Días de vergüenzas propias y ajenas, de chantajes emocionales y de falacias sin límite.

Aminatu es una luchadora. Es rebelde y está dispuesta a morir por ello. Y eso no cabe en las cabezas de los pusilánimes que rigen nuestros universos. Y tal les dá porque siempre ganan. Los a favor y los en contra. Los otros y los unos, todos los mismos.

Falsos.

Hay una conciencia subyacente, mala conciencia con los hermanos saharauis, que nos ruboriza y nos obliga a mirar para otro lado. Somos los grandes traidores y lo sabemos porque somos los vendedores de baratijas, cicateros, regateadores y perversos.

Y nadie piensa en ellos, en los hijos y hermanos arrojados a la basura para beneficio del sátrapa, el ladino. Otro sátrapa. El mismo que nos frena los radicalismos de la parte estrecha y al que hay que consentir todos los caprichos. El mismo que no conoce la palabra escrúpulo.

Como nosotros.

Miseria mental colectiva que no lava el fuego.

Hoy me inclino ante tí, Aminetu, porque luchar contra tan grandes enemigos solo puede costarte la vida.

Aún así, cuídate, por favor.

3 comentarios:

Ravesen dijo...

NO me atrevo a opinar de este tema. No lo controlo, no conozco la causa que se defiende con la profundidad que requiere el hecho de que la vida de una persona corre peligro.

Pero en lo que te doy la razón al cien por cien es en lo de la hipocresía. La de todos, y seguramente la mía la primera. Por mirar para otro lado, por poder seguir comiendo mientras veo en el telediario la noticia diaria acerca de la huelga de hambre de esta mujer.

Está claro que cada uno busca su propio beneficio, defender sus intereses, seguir con su vida y sus problemas.

Si todos fuéramos como esta mujer, el mundo sería mucho más bonito y agradable. Pero como no lo somos, pues no lo es. Y no le veo solución a ese problema. Por desgracia.

Un saludo

Tántalo dijo...

Por desgracia, o mejor dicho por propio interés o por interés nacional, los medios de comunicación no han transmitido, ni por desgracia transmitiran, el porqué de la lucha de Aminetu.

El público en general descocía a Aminetu como desconocía y sigue desconociendo el problema saharaui.

El gobierno español si conoce el problema saharaui, lo perpetua, lo oculta, y es complice y culpable del mismo, pero no conocia a Aminetu. No sabía hasta que punto llegan sus agallas y su convicción. No saben de que torturas esta forjado su compromiso y el amor a su tierra. Su tesón y carácter irreductible.

Da auténtico asco ver como los medios apuntan a uno y a otro. Al pilo, al policía,a la "cabezonería de la activista saharaui", mientras callan cobardemente la realidad del problema. Del abandono de 1975. De la invasión marroquí. De la marcha verde. De las decenas de resoluciones de la ONU en favor del derecho del pueblo saharaui a recuperar su tierra incumplidas por marruecos. A la complicidad de España y del resto del mundo. A las minas de fosfato, los bancos pesqueros, el petroleo de suelo saharaui que Marruecos explota y con cuyo dinero compra conciencias y voluntades. A la tiranía del régimen marroqui. Al chantaje de la inmigración y la droga. Tantas y tantas verguenzas.

Marruecos chantajea a España y al mundo, y el pueblo saharaui, cuya dignidad es personificada a la perfección en los actos de Aminetu, sufre las consecuencias.

Una mujer, armada solo con la palabra, ha puesto en jaque y ha quitado la careta a dos gobiernos.

¿34 años bastan? Por desgracia parece que no...

¡Aminetu somos tod@s!

Gracias por escribir este post y perdona por la extensión del comentario.

Jose M. Ariza dijo...

Saludos.

Gracias, RAVESEN, por tu sinceridad.

Gracias, Tántalo, por tus palabras porque has resumido bien casi todo el problema.

Por descontado, mi blog es nuestro blog. Tu blog. Tienes todo el espacio que quieras. Úsalo, por favor.

Recuerdad que los comentarios son la sangre de los blogs. Y el mío, con amigos como vosotros, está pleno de vida.

Gracias a ambos.

Cuidaros.