jueves, 22 de septiembre de 2011

YO QUISIERA…

 

Saludos.

Yo quisiera que el destino, o quien sea, borrara muchas cosas que he vivido y que vivo.

Quisiera que los tiempos no fueran tan de prisa, que se tomaran algunas pausas y nos permitieran sosegarnos, aparcar tantos rencores, retomar el valor de la amistad y el respeto y volver a recuperar cosas importantes que hemos perdido.

Quisiera poder sentarme en el Benito Villamarín, como antes, al lado de mis amigos béticos, con mi camiseta blanca y roja, y poder disfrutar de un gran partido.

Quisiera que ellos, mis amigos béticos, pudieran hacer lo mismo en el Sánchez Pizjuan.

Quisiera poder cantar los goles a gritos allí y ellos también en nuestra casa.

Quisiera no sentir las cosas que me tiraron y las que me dijeron y no tirarles ni decirles nada a ellos.

Quisiera no ver a quinientos policías escoltando a los ultras de cada lado. Y quisiera que las gentes, los ancianos, los niños, padres, madres y abuelos, accedieran a los estadios sin el temor de que una banda de descerebrados pongan sus vidas en peligro.

Quisiera que ser del Sevilla y del Betis fuera un valor añadido para los amigos. Poder hablar con ellos y decirles que el fútbol de Sevilla en muy grande, que hay mucha historia detrás, con muchos errores y aciertos, en ambos lados. Que tantas décadas de enfrentamientos es solo por deporte, por ver un espectáculo soberbio de entrega, de esfuerzos, de arte y de destreza.

Y que los corazones, los de ambos lados, contienen tanta pasión por nuestros colores, los dos, que duele y nos estalla lo mismo en un lado que en otro.

Quisiera que terminaran los bulos, las mentiras, las historias para niños que se siguen contando, que dejemos de inventar, que no gritemos más que para animar a los nuestros. Que somos dueños de nuestros destinos y  dejemos de achacar al otro todo lo malo…

Quisiera no escuchar insultos en los estadios. A nadie. No me gusta.

Quisiera que el nombre de los clubes de nuestra ciudad llegaran a lo más alto, que en toda Europa ondearan nuestros colores.

Y quisiera, como antes, aplaudir al contrario, al oponente (sea quien sea) cuando lo hace bien, cuando es mejor que nosotros y felicitarlo cuando gana.

Saltar como un cohete cuando los mejores seamos nosotros y ver hacerlo a ellos cuando sea al revés.

Quisiera la guasa, toda la guasa sevillana en los bares, en las peñas, en las calles, en los trabajos, en las familias… sin un mal gesto, sin fruncir los ceños, sin inquina.

Quisiera que no nos deseáramos lo peor y alegrarnos cuando alcancemos éxitos…

Hay mucha buena gente en Sevilla y quizás sea hora de que comiencen a invadir la sociedad de nuestra ciudad para apartarnos a los que flaqueamos.

¡Yo quisiera tantas cosas!

Cuidaros.

7 comentarios:

Cornelio dijo...

Con gente como usted, eso será posible algún día.

Muy bonito.

Nacho Mateos dijo...

Yo quisiera leer todos los días grandes escritos como este. Porque quien escribe con educación es que tiene educación, y eso es algo que no predomina últimamente.
Un placer.

Saludos.

David J. Pereira dijo...

Boas!

Devo dizer que gosto imenso deste blogue!

Podem adicionar os meus aos vossos links? Eu prometo que retribuo :p

http://davidjosepereira.blogspot.com/

Saudosos cumprimentos!

Santiago Mora dijo...

yo también quisiera, pero esto de momento parece utópico...tristemente...

EL PAPI MAGASE dijo...

Grandioso post hermano,yo tambien lo quisiera,sobre todo eso de la guasa que nunca se pierda,porque esa es la verdadera idiosincrasia del sevillano,eso si nos llevan cuatro puntos y están lideres,mañana me queda que aguantar a un par de vecinos en el taller y aun no me explico porque ahora me vienen a buscar cuando yo no les he buscado antes,pero bueno eso entra dentro de esa guasa sevillana,un post que voy a twitear del tirón,un abrazo chavalito.

Marcu dijo...

No está nada mal querer hacer o pertenecer a un mundo de utopías.

Cordialidad para Vd

Jose Manuel Ariza dijo...

Saludos.

Gracias a todos.

El día que deje de ser utópico... estaré siendo freído en el crematorio.

Cuidaros.