jueves, 1 de septiembre de 2011

EL COMPOST Y EL CUCO

 

Saludos.

Las ciencias, todas, son las herramientas de conocimiento con que nos hemos dotado, desde el inicio mismo de la vida humana en éste planeta, para comprender, analizar y explicar los fenómenos que nos afectan física y mentalmente. Fenómenos que, por ejemplo, nos mantienen pegados al suelo, volar al espacio, nos posibilitan almacenar información en nuestros cerebros o soñar.

La Ciencia, como conjunto, tratar de adentrarse en las cualidades de las materias que estudia aunque ello suponga, como decía Heidelberg, que modifiquemos su propia estructura interna, atómica.

Con solo mirar cambiamos sus comportamientos y deberemos asumir ése riesgo o jamás entenderíamos lo que ocurre.

No hay, sin embargo, Ciencias Exactas y permítanme afirmación tan temeraria. Y no son exactas en tanto que cada nueva teoría, cada nuevo descubrimiento cambia todo lo anterior hasta… el siguiente caso. Ocurre en todas las ciencias aunque en algunas parezca que son principios inamovibles, intocables, eternos. Quizás lo sean aunque todo sea, también, relativo y por ello, distinto en función del observador y las circunstancias.

Cada nuevo de ésos descubrimientos significa que aparece un elemento sorpresa que trastoca la idea previa, la redefine y reorganiza de otra manera. La perfecciona.

Tomemos por un momento el rol de observadores (aunque parezca pretensioso) y comprenderemos el efecto Heidelberg sobre una materia de especial interés para nosotros:

En la probeta mezclamos los componentes básicos y bajo el incisivo ojo del microscopio, analizamos los comportamientos de: Liga BBVA, Derechos de Televisión (TELE), RFEF y en porcentajes muy inferiores, Clubes, Medios, UEFA...

El elemento estrella es, sin dudas, la TELE porque sus aportes energéticos (euros) son indispensables para el desarrollo y funcionamiento de todos los demás.

La sustancia nutritiva con que surte a los otros les confiere, en distintas medidas, posibilidades únicas de crecimiento y expansión. Llegado el caso, de dominio absoluto del hábitat natural.

La BBVA es un fertilizante pestilente y necesario para la organización interna del compost. Se le suponía una labor de equilibrio, armonía y proporción que no cumple porque soporta la presión constante, insuperable (todavía) de dos moléculas dañinas y perjudiciales para las demás.

compost

La RFEF, ingrediente inútil para nuestros propósitos, es admitido a pesar de que consume buena parte del nutriente y solo genera, con el paradójico consenso general,  facilidades de progreso para aquellas dos moléculas que señalábamos. Es, sin paliativos, un factor decorativo que, sin embargo, pose líneas de fuerza enormes.

El resto de integrantes (Clubes, Medios, UEFA) apenas son destacables porque su papel subordinado a las materias principales apenas les dota para incidir en el resultado final del compost. No obstante, recientes descubrimientos parecen indicar que dos de ellos (Clubes y UEFA), podrían alcanzar estatus decisorios en el resultado final, que aunque ocultas todavía, sus estructuras atómicas son más poderosas de lo que se pensaba.

Esperamos ansiosos la publicación de los resultados de los estudios que se realizan en los laboratorios.

Los Medios, a pesar de que sus átomos siempre se adhieren a la fuente magnética más poderosa (con lo que obtienen pitanzas sustanciosas y sin desgaste visible), tienen la capacidad de modificar su propio comportamiento en función de las necesidades. Lo harán, sin duda, porque deben sobrevivir.

La Ciencia, insisto, se modifica permanentemente. Eso está científicamente demostrado. Y es principio universal a pesar de todo.

Véase un ejemplo significativo que ilustra perfectamente nuestro supuesto: el Cuco.

cuco_carricero

La mayoría de variedades de ésta especie depositan sus huevos en nidos ajenos, generalmente de otras aves de mucho menor tamaño, donde los abandonan. Cuando eclosiona, el nuevo inquilino, por su tamaño y voracidad, elimina certeramente a los polluelos nacidos en el lecho de paja y se queda solo porque, aunque haya comida para todos, sus ansias devoradoras no conceden tregua, casi nunca, a los demás.

Los padres, propietarios del solar, con torpeza no exenta de ternura (comprensible en animales señalados como irracionales), no aciertan a distinguir si el intruso es suyo o importado y lo alimentan de igual forma que hubieran hecho con los propios… solo que éste come tres veces más y nunca se cansa de abrir el pico reclamando nuevos insectos.

Estoy convencido, querido lector, de que eres capaz de señalar, con precisión, quiénes son los cucos, los nidos, los padres y los insectos.

Y el compost.

Termino mi ejercicio de pedantería con una referencia a un comentario escuchado hoy en la radio:

Emisora de ámbito nacional (quizás la más poderosa), tertulia sobre deportes (solo futbol) y, entre otras cuestiones, abordan el asunto “desigualdades del fútbol español”.

Deben admitir y admiten, que está desequilibrada, que dos clubes acaparan, ellos solos, más que los demás juntos, que se ha convertido en una cuestión de quién marca más goles… etc. Pasan de puntillas, pero lo tratan. Ya es algo y la labor pedagógica de algunos parece que va horadando conciencias (véase el comentario sobre el reportaje de RTVE de hace unos días).

Y uno de ellos, omito el nombre por pudor, llega a decir que “es el precio que hemos de pagar por tener a los dos mejores equipos del mundo”.

No me levanté y me fui porque estoy en mi casa y de aquí solo me echa mi banco.

La respuesta, querido genio, te la regalo: con una liga más equilibrada, tendríamos los cuatro, seis y ocho mejores equipos del mundo; que a los dos tuertos debería darles vergüenza gobernar el mundo de ciegos; que los méritos por aplastar hormigas son discutibles o escasos de valor aunque a vosotros os sepa a miel; que quizás no resistiríais enemigos semanales de nivel… Igual no seríais tan grandes como pretendéis. Quizás no.

Cuidaros.

6 comentarios:

EL PAPI MAGASE dijo...

Hermano leo esto y solo me puedo decir ¿llegaré alguna vez a estar a la altura del tobillo de mi hermano Jose Ariza? y es que leerte es instruirte,aprender,ilustrarte,todo lo que de verdad dejé a los trece años y con personas como tú estoy intentando de recuperar,quillo de verdad gracias por existir,si no existieras tendriamos que inventarte y eso solo se podria conseguir a traves de tus progenitores,le doy gracias a los dos por haberte hecho,un abrazo de todo corazón ¿ese café pa cuando?

José Luis Herrera Muñoz dijo...

Genial como siempre y ojito a lo que ha dicho el Presidente del Granada.
Viene a decir, que lo mismo que los jugadores se han puesto de huelga para reclamar lo suyo, los clubes pueden hacer lo mismo, para reclamar un reparto mas justo del dinero de las televisiones.
Que no se puede empezar una competición sin posibilidad alguna de ganarla.
Te sigo copiando, cuídate.

Marcu dijo...

Sr. Ariza:
!!Tres veces, tres!! he tenido que leerme el artículo. No me torture, por Dios, que yo era de letras. Es más, odiaba la Química aunque no tanto las Ciencias de la Naturaleza.
La próxima vez me habla del Renacimiento italiano y su influencia en el pensamiento occidental. Y a lo mejor por ahí...

Al grano:
Es nuestra única esperanza, que esos nuevos integrantes (Clubes y UEFA) lleguen a alcanzar ese "status decisorio". El primero ya esta apareciendo. El segundo surgirá cuando Madrid y Barça jueguen la final de la Champions.

!Ah! me niego a ser un insecto.

Ravesen dijo...

El artículo que acabo de leer es propio de un lunático o de un genio, y yo creo tener claro por cual de las dos opciones decantarme.

Aunque deberías de tener cuidado con lo que escribes, porque si te leen algunos de los componentes del compost, y teniendo en cuenta el nivel de "genialidad" que demuestran a diario, igual se molestan por ser llamados fertilizantes pestilentes o ingrediente inútil, por no hablar de la mención al Cuco.

Una maravilla leerte.

Un saludo

Jose Manuel Ariza dijo...

Saludos.

Papi, me harás llorar algún día con tus derrames cardíacos. Te quiero un taco, grandullón.

Te llamaré a mi vuelta porque, como sabes, me voy a la tierra de nuestros fundadores unos días.

D. José Luis, es la fuerza de la razón (que no la razón de la fuerza). Se llama inercia y nadie escapa a ella.

D. Marcu, puedo garantizarle y le garantizo que los insectos no se prestan de buen gusto a ser devorados.

¡¡¡Por un mundo insectil libre!!!

D. Ravesen... amosavé hombre. hasme er favó de no pasarte más de lo estrcitamente necesario. Porfa.

Gracias a todos y hasta mi vuelta.

Cornelio dijo...

Algunos son mu cucos.

Mucho enterao es lo que hay por ahí.

Agudice su afilado ingenio y tecla.

Esté alerta, que la artillería mediática se está viendo acosada por los francotiradores sevillistas que hacen blanco a 500 o 1000 Km.

¿Cómo es que la desigual batalla mediática la vamos ganando los buenos?

No se quedarán quietos.

Enhorabuena.