jueves, 13 de octubre de 2016

EL MARINO

 

Saludos.

En 1870 llegaba a Sevilla el reverendo Francisco Palomares García, pastor de la Iglesia Anglicana, teólogo y doctor en medicina, masón (Galileo, secretario de la logia Numantia aunque más tarde, a principios del siglo XX, posiblemente abandonara la disciplina) y cofundador de la Iglesia Española Reformada Episcopal en Sevilla.

Fue un destacado referente del protestantismo europeo de finales del siglo XIX y principios del XX aunque en España, como es fácil deducir, su relevante figura no tuvo los mismos reconocimientos que en el resto del continente. Y si consideramos que había sido sacerdote católico antes de abrazar el protestantismo, podemos imaginar su situación frente a la iglesia oficial del reino español.

image

"Deseoso de ser útil a todos los menesterosos de Sevilla, Palomares comenzó la carrera de Medicina en 1875, doctorándose en 1882 con la especialidad de "coqueluche", o "tos ferina". Su buen hacer en este campo le llevó a descubrir un jarabe que aliviaba ese mal, conocido en Sevilla como "el jarabe protestante". Además, preparó la fórmula de una pomada que vendía en su casa, llamada "Ungüento de la calle Relator", que se ha estado vendiendo en la farmacia de la Plaza de la Constitución de Sevilla hasta tiempos muy recientes."

(http://iglesiadesanbasilio.blogspot.com.es/2013/11/nuestro-primer-pastor-el-dr-francisco.html)

El Doctor Palomares y su Iglesia en Sevilla (entonces dirigida por el pastor Tugwell) compraron la desamortizada parroquia de San Basilio en la calle Relator (la Macarena) en 1871...

image

...y la convirtieron uno de los templos protestantes de Sevilla. A finales del siglo XIX, había más de 1000 creyentes practicantes en ésa fe en nuestra ciudad ya que el intercambio comercial e industrial con el Reino Unido (aliados unas década antes de España en la lucha contra Francia) era intenso y porque, lógicamente, la notable presencia de ciudadanos británicos (de los que un buen número se estableció definitivamente en Sevilla, contrayendo matrimonios con nativos/as) exigían lugares para su culto.

El reverendo era también, entre sus demás y variadas funciones propias de la dignidad que ostentaba, el encargado de consignar, en los libros habilitados al efecto, los nacimientos, bodas y defunciones en su comunidad...

image

...entre cuyas páginas hemos encontrado alguna joya histórica de anecdótico pero inusitado interés para el sevillismo. Quiso, además, fundar un Museo de la Inquisición (tal como existe hoy en día en la que fuera sede del Tribunal del Santo Oficio, en el Castillo de San Jorge, desde 2009), con los libros y documentos que encontrara en la Iglesia de San Basilio y otros que coleccionara comprándolos en los mercadillos sevillanos.

Reunió un impresionante y valiosísimo conjunto de testimonios, manuscritos, impresos, cuadros e, incluso, algún instrumento de tortura que anotaba y describía cuidadosamente. Su museo nunca llegó a abrirse (podemos imaginar la resistencia eclesiástica local ante una idea tan "provocadora"), pero en su casa recibía constantes visitas de ilustrados de toda Europa para estudiar ésos testimonios y mantenía una correspondencia fluida con investigadores del todo el mundo, especialistas en ésa etapa terriblemente oscura de la Historia de España. Su importante conjunto de testimonios ya era señalada por su valor en la "Guía de Sevilla y su Provincia" (Guía Gómez-Zarzuela) de 1891.

Tras su muerte, la colección la heredaron sus hijos Francisco y Margarita.

El doctor Palomares hizo sus estudios de Medicina en Sevilla, especializándose en problemas de las vías respiratorias. Tenía consulta abierta en la misma Iglesia, donde atendía de forma gratuita a los enfermos. Sus remedios alcanzaron gran éxito y reconocimiento proporcionándole una importante fortuna.

image

El reverendo tiene su calle en Sevilla (Sevilla Este) rotulada como "Calle del Doctor Palomares García"...

image

...aunque existe un precedente anterior que, dadas las fechas, fue convenientemente "recalificada" por los golpistas:

image

image

image

 

Fotografías de la tumba del Doctor Palomares en el Cementerio Protestante, o de "disidentes", de San Jerónimo. En el centro y tras la cruz, Francisco junto a su madre, Margarita del Pino. Alrededor, Sara, Ángel, Margarita y su marido Enrique Calamita.

Pero el Doctor Palomares no solo dejó una huella en la memoria colectiva de Sevilla y una calle: el Sr. Palomares dejó también un recuerdo imborrable en la figura de su hijo mayor:

Les presento al extrovertido, polifacético, aventurero, desconcertante y excéntrico... Paco Palomares del Pino "El Marino":

image

Canción del pirata
Con un matador por banda,
viento en popa y a dos velas,
El circo de las Plazuelas
Cruza Frasquito juncal.


Un novillero que llaman
Allá en Sevilla el Marino,
Y a jugársela vino
Sin percibir un real
...

Nacido en Sevilla en 1874 en el seno de la familia del reverendo de San Basilio, Francisco no tardó mucho en dejar notar su arrolladora personalidad.

Continuará.

Cuidaros.

 

Fuentes:

Moreno Martínez, Doris "El primer museo de la Inquisición en Sevilla". Universidad Autónoma de Barcelona

http://angelaysevilla.blogspot.com.es/

http://hemeroteca.sevilla.abc.es/

http://www.anglicanos.org/

http://iglesiadesanbasilio.blogspot.com.es/

http://protestantedigital.com/

http://gestauro.blogspot.com.es/

No hay comentarios: