lunes, 19 de noviembre de 2012

FRACASO ABSOLUTO

 

Saludos.

7a0

El viernes pasado anduve un rato por el Twitter (no es objeto de mi pasión éste chat moderno y apenas entro de vez en cuando) y como era de esperar, los mensajes relativos al partido del domingo se multiplicaban sin cesar, plenos de optimismo, promesas felices y augures terribles para los contrarios.

Había comentarios graciosos, bromas, alguna palabra mayor y hasta insultos. Lo típico cuando alrededor de un Club habemos tantos y de tan distintos pareceres.

Imbuido del aire festivo y animoso que se respiraba, me contagié y se me ocurrió la gracieta que pueden leer en el tuit.

Es, como ven, una exageración propia de un nacido en tierra de desproporciones y en la que solemos dar sobre medidas y racanería por igual y según sea que. Impensable de todas todas por lo más que extraordinario que hubiera podido resultar y ni con sobredosis de alcohol, u otras substancias, se imagina uno eso. Yo no había bebido, ni fumado, nada a ésa hora, lo prometo. Mas tarde tampoco.

Sin embargo, ayer en el partido y a medida que se desarrollaba el juego y el varapalo de la primera parte con la intensidad y el dominio de la apisonadora blanca y roja, me acordé repetidamente de mi tuit. Incluso se lo referí a mi compañero Cornelio, sentado a mi lado.

Allí, en directo, conté hasta ocho ocasiones claras de gol (cinco convertidas). Y claras son claras, sin exageraciones, que de haberse materializado, debió haber terminado con ocho a uno. Por encima de siete porque ocho menos uno es siete.

Es verdad que el Betis no entró nunca en el juego (cosa más que extraña sabiendo la pasión que se vive en éstos encuentros), que puede que sea el peor partido que le recuerde en mucho tiempo (y han sido, desgraciadamente para ellos, muchos en los últimos años) y que la sensación de complejo de inferioridad era más que patente en los de verde y negro.

Un Betis inerte, incomprensiblemente blando en defensa (y en las demás líneas también), que ha dado otra imagen en bastantes partidos ésta temporada (ahí están, en la zona alta) y a los que hemos visto batallar con muchísimo más ahínco en innumerables choques con los palanganas durante toda la Historia.

Contribuyó sobremanera, probablemente, el tempranísimo gol de Reyes en un fallo lamentable del portero y que debió dejarles sicológicamente tocados porque enseguida, apenas unos minutos más tarde llegó el segundo contribuyendo al hundimiento mental (sobre todo) y físico y al desbarajuste que se mantendría hasta el final.

Creo que Mel erró en el planteamiento, en la táctica (a pesar de que manifestara que sabía como ganarle al Sevilla) y en los cambios. Ni funcionó el primero, ni la segunda y los terceros empeoraron el panorama.

Lentos, torpes, tardíos… un Betis desconocido y así lo demuestran los resultados históricos porque no son normales ésos dígitos en partidos como éste. No son normales.

¿Cuánto de valor tiene la salida en tromba del Sevilla?

Pues seguramente un porcentaje altísimo. El Sevilla sale a comerse a los béticos desde el pitido inicial, a dar bocados (porque presumo que los jugadores, tras los últimos y vergonzantes espectáculos, querrían redimirse ante la afición porque saben y sabemos que pudieron hacerlo mucho mejor), y a presionar de manera que apenas unos segundos de iniciado el partido, Reyes recibe un regalo de ídem y la clava porque éste, el utrerano, le paga de escándalo. Que ya era hora, chaval.

Ya no cuento más porque todos lo habéis visto y hay mucho mejores cronista que yo, montones, en la Red Blanca y Roja.

Pero hoy he revisionado un par de resúmenes y tal cual digo, debieron haber sido ocho a cero. Más de siete.

Cinco ya histórico (apenas tres en más de cien años), pero el ocho a uno se hubiera elevado, automáticamente, al segundo lugar de todos los tiempos, detrás del 22 a 0 conocido, de todas las estadísticas y de todas las ligas particulares.

Y de todos los derbis, si queréis.

Por tanto, cinco a uno es, como predije, un fracaso absoluto. Sin paliativos.

Son, no obstante y eso es lo más importante, TRES puntos  de (verde y) oro.

A ver qué se me ocurre para el partido de vuelta.

Sevillafc-escudo-futbol

Cuidaros.

P.D. Le deseé suerte a un amigo y compañero de trabajo bético cuando iban a enfrentarse al Granada. Perdieron (no era mi intención porque además del Sevilla, pocos otros me interesan hasta ése extremo). El viernes pasado, en la despedida del fin de semana, volví, con algo de retranca, a desearle lo mismo. Lo siento Carlos, pero si algún partido querría que perdieras, era éste.

P.D. 2 Biris: así hasta el infinito y disculpado el retraso si seguís llevando el volandas al Equipo.

3 comentarios:

AntonioHermi dijo...

Como bien dices Jose, ese es el camino que toda la afición Sevillista les desea a los Biris.

Así si,! Los Biris de esta forma sí!

La primera estadística la veo a estas alturas "harto complicado" romperla, un 23-0 es ya imposible en esta Liga.

Saludos.

EL PAPI MAGASE dijo...

Creo que el 8 a 0 va a quedar mas mejón en la segunda vuelta en la palmera,si no tendremos dos fracasos en lugar del del domingo,yo no diria fracaso,llamemoslo de pena absoluta,aparte que sún versionan los verdes que siguen porarriba,porejitos.

Un abrazo hermano,menudo festín.

Marcu dijo...

¿ 7-0 ? No andabas muy lejos y te recuerdo que ya has "predecido" algún que otro resultado muy difícil de "adivinar"

Por cierto, ¿qué pasará en el Calderón? Creo en lo que me digas.

Cordialidad para Vd.