martes, 31 de julio de 2012

HABÍA MIL EJEMPLOS…

 

Saludos.

Mil, diez mil, decenas de miles…

Se podía haber hecho un reportaje sencillo y sin estridencias, como es él. Se podía haber hecho un pequeño y modesto acto de homenaje a un chico francés que ha entregado buena parte de su juventud a un Equipo (casi que ni importa cual) cuando se despide tras seis años y medio de entrega, tesón y esfuerzos.

Y títulos.

Se podía haber destacado la parte humana (la deportiva ya lo hizo él), de la buena persona que lleva dentro y que, en muchos casos, originó no pocas críticas de los suyos por “blando”. Y se podía haber sido honestos, caballerosos y éticos.

Pero la Cuatro, ése canal afecto al becerro blanco (de entre la pléyade de sumisos interesados que pueblan el universo ¿informativo?), prefirió la vulgaridad, la estulticia, la chabacanería y el panegírico estúpido a un solo señor y amo.

¿Eso les divierte? ¿Ésas imágenes de estúpidos eran necesarias? ¿Nunca sacan a sus estúpidos propios? ¿Me dirán que no los tienen y que es potestad solo del sur?

Porque ésos cretinos se piensan que denigrar a los demás eleva el nivel de los propios, que dividiendo vencen, que todo lo malo les es ajeno y exclusivo de los otros…

¿Quieren que les recuerde cositas de los suyos, señores de la Cuatro? ¿De todos los suyos incluyendo vidas humanas, avenates, infames, locos, impresentables…?

No, no lo haré porque me situaría a su mismo nivel y eso es lo que esperan, lo que desean, lo que suponen les dará dinero. ¿Era eso? ¿El dinero? ¿Alabando sin vergüenza solo a uno y deshonrando a los demás les hace más grandes, ganar más, “vender” un producto insoportable a costa de lo que sea?

“Lo que sea” se llama ética y aún les queda camino por recorrer para llegar a tenerla por muchos televidentes que logren amontonar frente a las pantallas.

Y todo el montaje gira en torno al juego limpio, a la igualdad de oportunidades, a los niveles… esos a los que tanto temen porque de ser así, todo el teatro que orquestan cada día se vendría abajo cual castillo de naipes.

Solo pueden ser lo que son de la manera que lo organizan dentro, fuera y alrededor porque de otra forma les sacarían los colores.

Igual no son tan grandes como pretenden.

Claro que el fin justifica los medios ¿o no? ¿Será miedo?

Cuidaros.

3 comentarios:

EL PAPI MAGASE dijo...

Se vuelven a retratar de nuevo ellos solitos,lástima que esa bazofia se la sigan tragando mucha gente.

Un abrazo hermano.

Ravesen dijo...

No he visto el reportaje, ni lo pienso ver. En la Primera sacaron unos segundos de la despedida de Escudé: los segundos en los que dijo que había comido jamón, queso, gambas y Cruzcampo. Nada más. Y sólo con eso, me llevé todo el día cabreado como una mona.

Así que, leyendo lo que se os puede leer a tantos que andáis así de indignados, me niego a verlo. Me hago una idea y con eso basta.

Al fin y al cabo, hace ya mucho que cambio de canal en cuanto esos impresentables salen en la pantalla.

Un saludo.

Jose Manuel Ariza dijo...

Saludos.

Papi, desgraciadamente hay más orejas que bocas.

Rafael, yo pensaba igual. Incluso escribí bastante sobre ello y en general, "paso olímpicamente".

Sin embargo hay momentos en que no puedo contenerme y les digo lo que son. Aunque no me lean.

Gracias a ambos.

Cuidaros.