jueves, 29 de diciembre de 2011

CONSENTIMIENTOS

 

Saludos.

Esto se puede leer en un foro del Recre:

“Oficialmente 122 años, oficiosamente al menos 3 más...
De todas maneras debemos tener el consentimiento del Sevilla FC para este título honorífico.
Sería conveniente que pudiéramos obtener de algún modo la autorización del Dpto. de Historia del Sevilla FC para poder hacer gala de tan meritoria mención. Lo digo porque según D. Carlos Romero, insigne coordinador de dicho área, el Recreativo como tal empezó a jugar al football gracias al Sevilla FC . Aquí lo dice, miren:
http://www.lapalanganamecanica.com/2011/12/el-club-de-recreo.html.
Y cómo sé que que me "observan" pues aprovecho para indicar que esto lo digo a título personal, y de paso les deseo a todos los Sevillistas Feliz Navidad; como no podía ser de otro modo, claro está.
Es menester que el Club empiece a tomar la iniciativa para tan importante autorización.”

Y lo firma un tal Balmont (que no es su nombre auténtico).

Vayamos por partes y en sentido inverso:

1) Lo dice a “título personal” para evitar que vuelvan a tirarle de las orejas desde el CIHEFE, organismo que ya le han advertido seriamente que no se tome atribuciones que no tiene, que no lo representa y del que solo es “socio de número” aunque, eso sí, es integrante del “Consejo de Redacción”. Precisamente. Es, por tanto, uno de los que deben aprobar la emisión de artículos.

Redactor jefe: Víctor Martínez Patón

Responsable técnico: Eugenio Llamas

Consejo de redacción: Antonio Bálmont, Luis Javier Bravo Mayor, José Ignacio Corcuera, Eugenio Llamas, Félix Martialay, Vicente Martínez Calatrava, Víctor Martínez Patón, José del Olmo.

¿Ven por ahí a Bálmont?

Miembros

Tras los acuerdos de la Junta Directiva de fecha 28 de diciembre de 2009 los miembros del CIHEFE son:

Presidente honorario

            Félix Martialay Martín-Sánchez

Socios fundadores

            José María del Olmo Rodríguez (Presidente)

            Víctor Martínez Patón (Vicepresidente y tesorero)

            Luis Javier Bravo Mayor (Secretario)

            José Ignacio Corcuera Lizaso (Vocal)

Socios de número

            Antonio José Belmonte Lozano (Vocal)

            Eugenio Llamas García (Vocal)

            Vicente Martínez Calatrava (Vocal)

¿Y por ahí? ¿No? Pues está en los dos sitios. Busquen, busquen…

Y dicho sea de paso, da el visto bueno a cualquier escrito propio, por supuesto, o de todo aquel que pretenda atacar, de la forma que sea, al Sevilla F.C.

Incluso los que están burdamente manipulados (les hemos demostrados ya que varias ocasiones han sido burlados), pero como atacaban a nuestro Club, ahí están.

El CIHEFE decía esto en Marzo:

“Ha sido una decisión muy difícil de tomar. Uno de los principios elementales por el que se ha de regir un grupo es el profundo respeto entre todos. Es un ideal exigido por la buena convivencia y una garantía para la continuidad de la sociedad.

También es obligatorio dar cabida a la libertad de expresión, para que todos los miembros puedan compartir y debatir sus respectivos puntos de vista. Es cierto que la libertad de expresión así entendida, en su sentido más amplio implica que el mismo derecho que ampara a una persona a expresarse libremente también ampara a otras para que puedan expresar ideas contrarias a las que divulga esa persona. La libertad de expresión implica reciprocidad. De lo contrario ya entramos en el terreno de la imposición.

Un tercer concepto, más específico y a su vez identificador de una sociedad es su finalidad. CIHEFE se distingue de cualquier otro grupo por su objeto de estudio y especialmente por su método. Desde nuestros inicios, el fenómeno del fútbol se analiza tanto en lo que hace referencia al ámbito meramente deportivo como a todo el entorno que lo acaba contextualizando. Nuestra premisa fundamental es la objetividad: el dato, los números, los documentos… y a ellos entregamos nuestras simpatías, tendencias, creencias e, incluso, nuestra ideología política y a ellos las sometemos. Cierto es que nuestro trabajo no está libre de discrepancias, de interpretaciones… es un servicio más a ese carácter científico al que aspiramos en nuestro empeño. Toda nuestra investigación queda dependiendo de la confirmación o la rectificación por la aportación de más y nuevos documentos.

Por todo eso, cuando hemos decidido retirar de nuestro número de marzo de 2011 dos artículos de Cuadernos de Fútbol lo único que hacemos es seguir nuestros tres principios básicos para mantener una imagen seria y firme de nuestro grupo. No les negamos su derecho a la expresión, ni muchos menos, simplemente es que ambos artículos no aportan una exposición objetiva de unos hechos y dan un enfoque exclusivamente subjetivo, algo que se aleja de nuestros principios. Quizá estos textos deberían aprovechar otras tribunas donde sus lectores se muestren más atraídos por ese punto de vista que da preferencia a la opinión y a la valoración personal del entorno futbolístico.

Por nuestra parte, no debemos modificar un ideario que nos ha llevado al prestigio que actualmente gozamos.

José del Olmo”

Pues leamos atentamente:

La libertad de expresión implica reciprocidad. De lo contrario ya entramos en el terreno de la imposición.”

Falso. Rebatidos profusamente esos artículos, siguen ahí colgados a pesar de que se les haya demostrado que había mala intención y que contenían manipulaciones de datos e imágenes.

“Nuestra premisa fundamental es la objetividad: el dato, los números, los documentos…y a ellos entregamos nuestras simpatías, tendencias, creencias e, incluso, nuestra ideología política y a ellos las sometemos.”

Falso. No son objetivos porque admiten documentos falsificados, manipulados e interpretados desde ópticas muy particulares, carentes del menor sentido de la objetividad. Artículos destinados, sobre todo, para atacar a otros, no para ampliar conocimientos históricos.

La labor de autentificación de ésos documentos falsificados es, como poco, muy dudosa o nula. Admiten, desde el Consejo de Redacción,casi cualquier cosa siempre que camine en determinada dirección.

Toda nuestra investigación queda dependiendo de la confirmación o la rectificación por la aportación de más y nuevos documentos.”

Falso. A pesar de haberles demostrado esos casos flagrantes de manipulaciones, no han sido retirados los artículos tendenciosos.

Por nuestra parte, no debemos modificar un ideario que nos ha llevado al prestigio que actualmente gozamos.”

El “prestigio” del que gozan es, como mucho, discutible. Si entre los responsables de la redacción admiten a un ultra virulento, cuyo único objetivo en la vida, parece ser, es frenar de la forma que sea (y sea la que sea), la remota posibilidad de que su Club, el Recreativo de Huelva, pudiera perder el Decanato del fútbol español, haciendo para ello cualquier cosa y aunque mañana o dentro de dos meses aparezcan documentos que modifiquen la Historia, poco crédito les damos. Poco.

Entiendo que portar ése título honorífico debe ser muy importante para un Club. Un Club cuya trayectoria histórica no está acorde con ser, posiblemente, el más antiguo de España, pero tal vale si ahora, hoy, los documentos así parecen demostrarlo, quizás mañana (o dentro de dos meses) nuevas pruebas puedan hurtarles ése título.

Y lo que quizás no sepan los seguidores del Recre, el Decano del Fútbol, es que ése insigne defensor, ése señor que se toma atribuciones que no tiene, el que firma con pseudónimo, ése caballero que nos desea felices fiestas, el que hace alianzas imposibles con otros ultras (a los que utiliza de forma despreciable), les esté mintiendo. Puede que no sepan que él si sabe y calla, que oculta pruebas y datos, que hará lo posible porque la verdad no salga a la luz para… ¿quitarles el único mérito real que poseen? ¿Quitarles o… respetar la pruebas, sean las que sean y por mucho que eso pueda doler?

2) “Observar” es un verbo ambivalente: observado y observador, observador y observado. Dos caminos para un mismo fin. ¿Quién mira a quién? ¿No nos miramos mutuamente?

Por supuesto que te observamos. ¿No haces tú lo mismo? ¿No? Esa frase es de un infantilismo impropio, señor observado y no le daré mayor relevancia.

3)  “El Recreativo como tal comenzó a jugar al fútbol gracias al Sevilla” ¿Quién dijo eso? ¿Cuándo? ¿Dónde? Vuelve a manipular, Sr. Balmont.

Nadie, que yo sepa, ha dicho eso. Nadie. Dígales a sus seguidores la verdad, Sr. Balmont. Dígales que es la invitación del Sevilla, la carta de D. Isaías White, la que saca al Recreativo de su anonimato, de su localismo, de su más que respetable forma de organización interna.

La carta de White (de un sevillano del Sevilla Football Club), muestra al mundo al Recreativo. Al mundo, insisto, con pleno sentido de lo que digo. Y al Sevilla Football Club.

Lo que puede que no termine de digerir es que en siendo el Decano, fuese el Sevilla el que tuviera que decirles que se animaran a jugar fuera de su Club de Recreo. Y “fuera” significa que salieran de casa. No otra cosa, Sr. Balmont. No tergiverse, por favor.

3) El “consentimiento” del Sevilla F.C. ya se lo viene usted tomando desde hace años. ¿A qué viene ahora ésa chorrada? ¿No va a pedir permiso para publicar cualquier cosa en el futuro? ¿Hemos llegado a ése grado de infantilismo? ¿Sus “clientes” le ríen éstas gracias?

Usted ha publicado lo que le ha dado la real gana hasta hoy con su sola voluntad y tal cual lo seguirá haciendo, espero. Y nosotros, también.

Ésa frases solo son alimento para bajas pasiones, Sr. Balmont. Son, incluso, peligrosas. Rayan el acto de provocación para la violencia deportiva porque si aún no sabe distinguir entre lenguaje hablado y escrito, yo no podré ayudarle, Sr. Balmont. Además, no quiero.

4) 122 años… perfecto. Pero “oficiosamente al menos 3 mas” significa: sin pruebas firmes, sin documentos y más un deseo que una realidad constatable. Usted lo dice sin pruebas y debemos creerle. ¿Podríamos nosotros decir algo semejante, por favor? ¿Solo son posibles sus deseos y no los nuestros? ¿Podemos aspirar a datarnos quince años antes de la fecha oficialmente registrada?

¿Quién lo legitima para desear cosas y negar los deseos de los demás?

¿Debemos pedirle a usted permiso para desear, Sr. Balmont?

Es el lenguaje, Sr. Balmont, que puede ser usado en cualquier dirección.

Ha hecho encajes de bolillos para justificar muchas cosas, Sr. Balmont, y he de reconocer que bastante bien hasta ahora. Pero tendrá que hilar mucho más fino en el futuro porque los datos, los documentos y las pruebas le van a poner a prueba. Y va a ser duro para usted.

Porque hay fechas que no podemos ni queremos olvidar, Sr. Balmont (1889/1890, 1925, 1931…). Pero ése es SU problema, no el nuestro.

Cuídese.

2 comentarios:

Manuel Menacho dijo...

Feliz año 2012, salud y felicidad para ti, tu familia y seres queridos. Un abrazo desde Bruselas

Jose Manuel Ariza dijo...

Saludos, Manuel.

Gracias, amigo. A vosotros, los que estáis lejos, los que lleváis al Sevilla por tierras extrañas, mis mejores deseos siempre.

Todo el año. Todos los años.

Un abrazo enorme, compañero, para tí y todos los tuyos (que algo me toca, por cierto).

Gracias.

Cuídate.