lunes, 25 de julio de 2011

EL ESCAÑO 110

 

Saludos.

Son listos los joíos. Sin el menor género de dudas, lo son.

Griñán propone la creación del Escaño 110 para acoger iniciativas populares, como respuesta a los “indignados”, a los del 15M. Así expuesto y sin profundizar, una  noticia aparentemente alentadora, pero…

Veamos:

-Hay que articular la participación para un puesto electo y se me antoja complicado, difícil de compaginar con el modelo electoral que impera. Van a tener que explicarlo de manera que lo entendamos porque me temo que está metido con calzador. Puede, incluso, que éste brindis al sol no tenga forma de incrustarse en el modelo.

“Mediante esta medida, se reservará a un promotor de cualquier iniciativa parlamentaria popular el "escaño 110" desde donde podrá defender esta iniciativa durante toda su tramitación parlamentaria, desde su defensa en comisión hasta el debate final pasando por el debate a la totalidad de la norma.

Esta medida, que el Gobierno andaluz pretende consensuar con los grupos parlamentarios, requerirá de la reforma del reglamento de la Cámara y también la Ley 5/1988 de la Iniciativa Legislativa Popular y la de los Ayuntamientos porque propondrá la reducción del número de firmas necesarias para poder presentarla de las 75.000 firmas actuales a 41.000.

El Ejecutivo, que considera que los 41.000 firmas corresponderían al "valor medio" de un diputado en la Cámara, propone también que el "diputado 110" pueda contar con los recursos técnicos que necesite para poder trabajar en la defensa de su iniciativa.

Según la consejera, esta iniciativa que plantea que haya más participación ciudadana en las decisiones, es "pionera" en España y abre un "camino interesante" para hacer la política "más permeable" a la sensibilidad ciudadana, y que prueba que Griñán "escucha a la ciudadanía y hace propuestas para abrir más la democracia".”

-Si se lograra, no tendría el mismo valor que el de los “representantes” elegidos. Sería, en todo caso, un escaño de segunda clase, de maquillaje, anecdótico porque… ¿quién lo ocuparía?, ¿participación rotativa? ¿quién elije al “escañista” de turno? Esto no me lo inventó yo, es la Ley Electoral. Y sobre todo ¿con qué valor legislativo?.

-¿Cómo silenciamos la ira de los descontentos? Los integramos en el sistema. Ya dije en su momento que si no cambia el modelo, la participación no admite otras formas, que podremos cambiar las siglas de PP y PESOE por UVW y XYZ, pero si no se toca el modelo, éstos actuales o dos nuevos, a la escocesa, harán y desharán tal cual hoy lo vivimos.

-Vamos a pensar por un momento que se consigue (forzando o saltándose ésa Ley Electoral), que las iniciativas se presentan en el Escaño 110 y que las vota la Cámara (a favor o en contra, no lo olvidemos). ¿Sabéis cuánto dura un proceso de tramitación? Imaginaros lo de los desahucios, por ejemplo, asunto muy de moda (ver comentario anterior de prensa en cursiva y haceros una idea del proceso).

Tenemos que entender que por encima de los deseos de los ciudadanos (y con todos los millones de razones con que queramos armarnos, todas loables, todas de una justicia evidente), existen otras leyes superiores que o se cambian a la par, o nada de esto sirve.

Los contratos mercantiles privados (eso es una Hipoteca) establecen derechos y obligaciones de los firmantes, es decir, se concede un préstamo contra la voluntad de reintegro y amparados en avales (de ingresos, nóminas o bienes del titular o cualquier otro que firme en su nombre).

Un aval es, por tanto, parte de ése contrato. Es una cláusula que se firma voluntariamente y que garantiza a una parte (banco), resarcirse del préstamo en caso de impago.

Ahora podemos elevar todas las quejas que se nos antojen pero la Ley es la Ley y se supone que todos estamos sujetos a su cumplimiento. Y los bancos la aplican a rajatabla.

De hecho, el impago de una parte (pequeña o grande) en un préstamo, puede ocasionar que perdamos el bien por el que pedimos ése dinero y además, haya que seguir pagándolo. O que el prestamista ejerza su derecho y ante la incapacidad de respuesta del prestado, opte por ejecutar contra los avalistas.

Es irreal, pero es así y vemos ejemplos estos días de desahucios sangrantes.

Los bancos no tienen corazón, tienen el dinero y las leyes y ni un minuto para enternecerse con el problema de una viuda a la que tiran a la calle porque su hijo no pudo terminar de pagar una furgoneta. Y me cuesta un mundo pensar que por muy indignados que estemos, podamos cambiar una de las leyes del núcleo duro de los intereses bancarios. Un mundo me cuesta.

¿Los del Escaño 110 podrán corregir ése atentado a lo más elemental? Ni en sueños. Como mucho, podrían lograr algún tipo de acuerdo en el Parlamento para que de lo colectivo se saque del apuro a la viuda. Pero… ¿cuántas viudas podrán ser atendidas en el futuro? Y… en el tiempo que se tramita una Ley, pueden ser desalojadas cientos de personas de sus viviendas, por ejemplo.

Podría poner otros cincuenta casos de difícil asimilación. En las peticiones (chocante que se “pida”, que no se “exija”, que no se “tome”), he podido leer muchísimas propuestas que ahora, a través del Escaño 110… ¿se lograrán?

Lo dudo. Y si los Indignados aceptan éste “caramelo envenenado”, habrá firmado su sentencia de muerte.

Sospecho que difuminando a los incómodos rebeldes dentro de aparato, el movimiento ciudadano (suerte), quedará condenado a su desaparición lenta e irremisible. Y la suerte que os deseo incluye, también, que no fabriquéis monstruos dentro de vosotros mismos.

Pero son listos los joíos.

indignados

Cuidaros.

6 comentarios:

Tántalo dijo...

Cada uno habla de por lo que piensa y "Los indignados" no tienen (y espero que no tengan) un representante, pero creo que de forma mayoritaria la gente indignada sabe que la solución al problema no es entrar en política. Ni formando un partido, ni tomando un escaño.
Queremos un cambio del sistema y mientras eso no se produzca seguiremos tomando la calle. Quizas de forma indefinida. Los políticos son ellos, no la gente. Que hagan lo que pide la gente o que sigan tratando de silenciarnos. Hasta ahora inutilmente.
No es el primer caramelo ni será el último.
Entre la gente indignada hay de todo. Trepas deseando trincar, chavales que no sabe muy bien de que va la cosa, comunistas, anarquistas, anticapitalistas, y varios -istas más, pero la mayoría (o eso creo) sabe que la solución no va por ahi.
Es como el chiste del rico y los pobres comiendo cesped. Cuando un rico te ofrece su ayuda...

CARLOS GARCIA dijo...

Maestro Ariza es usted una fuente de sabiduria palangana,pero para mi mayor gozo tambien lo es de politica.Me encantan estos tipos de post.

Ravesen dijo...

Estoy en estos días leyendo una novela ambientada en la Edad Media. En la trama se desgrana la forma en que en aquella época los poderosos abusaban de su poder para enriquecerse a costa de los más débiles. Y uno de los personajes le pregunta a otro si algún día los que tienen el poder lo utilizarán para hacer preservar la paz y luchar por la prosperidad de la gente.

EN un principio, lo primero que pensé fue que me hubiese gustado decirle al personaje que llegará un día en que eso sea así, en que la democracia imperará y el pueblo elegirá a sus representantes para que les defiendan.

Pero luego lo pensé mejor y llegué a la conclusión de que nada ha cambiado. Hoy día los regímenes son distintos y las formas, diferentes. Son más sutiles, menos descarados, a pesar de que hay más información que nunca. Pero los más poderosos se siguen enriqueciendo a costa de los más débiles.

Los más débiles son más listos, están mejor informados, pero los poderosos también han evolucionado.

En definitiva, todo sigue igual. Es posible que se consigan cosas, hay gente que lucha por ello, y yo creo que se debe seguir en ese empeño. Pero, en el fondo de mi comprensión, yo también pienso que nada va a cambiar en verdad.

Tendremos que seguir peleando por sobrevivir de la mejor manera posible.

Como en la Edad Media.

Muy interesante el post.

Un saludo

Jose Manuel Ariza dijo...

Saludos.

D. Tántalo, una pequeña objección: no es que queramos/queráis en política, es que la política está en nosotros, nos inunda, nos condiciona y nos conduce. Pensar aquello de "no me interesa la política" es tan absurdo como pensar en que el 15M no es un movimiento político. Quizás fuera o al margen de la "política" al uso, pero política al fin y al cabo. La única manera que tenemos de cambiar éste jodido mundo (salvo los tiros), es entrar en política, tomarla y hacernos con ella. No hay más caminos porque la otra alternativa, hacer ciudadanos libres, formados e informados, choca frontalmente con el modelo. Y choca porque los ciudadanos éstos que describo no se dejarían manipular tan fácilmente, no necesitarían con tantas ansias el bastón y la silla de ruedas del Estado y serían difíciles de engañar.

En cualquier caso (y te lo digo de corazón), os deseo a vosotros, los que aún tenéis una larga vida por delante, éxito (algo me tocará a mí en ello). ¡Pero sed un poco más exigentes, ostias!

D. Carlos Efecto, tiene usted la habilidad de subirme los colores con una frecuencia impropia. Se lo perdono porque me pongo colorao, como los nuestros.

D. Ravesen, el modelo en el que estamos inmersos se comenzó a gestar cuando hace miles de años, sobró un poco de cosecha con la que se alimentaba la tribu. Miles de años.

Si en plazo tan largo no han aprendido a sacarle el máximo rendimiento a ése modelo, apaga y vámonos. Yo mas bien diría que en lo suyo no hay quien les gane.

Y como decía el Príncipe de Lampedusa... cambiar para que todo siga igual.

Gracias a todos.

Cuidaros.

Tántalo dijo...

Sr. Ariza, coincido al 110%, por que creo que no me ha entendido, o mejor dicho, no me he explicado bien.

Al decir que la solución no es entrar en política me refiero a entrar dentro de este sistema político. Evidentemente lo que se hace en cualquiera de las asambleas es hablar de política.

Y claro que sí. A exigencia no nos gana nadie. No pedimos (al menos yo) un cambio en la ley electoral, ni un escaño, ni ningun caramelo. Eso son artimañas de este sistema político para calmar el malestar de la gente.
Lo que exigimos (al menos yo) es un cambio de sistema. En definitiva luchar contra el capitalismo y demostrar que otro sistema es posible.
¿Hoy es utópico? Probablemente, pero no dejaremos de pelear por ello.
Por lo mismo que tantos otros lucharon antes y otros tantos lucharan mañana.

La gente del 15M rechaza las banderas y los partidos políticos. Puede ser un error pero han conseguido una unión que ninguna organización de izquierdas, que son las que debería estar llamando a la gente a la calle, parando desahucios y convocando manifestaciones, es capaz de conseguir.
En ese sentido todas las organizaciones de izquierdas deberian reflexionar en los porqués.
Hay que hacer política en la calle, hablando con la gente, diciendo las cosas mascaditas y claras, escuchando y apoyando los problemas cotidianos, porque si las organizaciones de izquierdas se meten en un despacho a teorizar y despues utilizan las mismas armas políticas que las organizaciones de derechas, estamos perdidos.

PD: Vaya brasa te he dado...Mejor lo hablamos otro día en persona con cervecitas de por medio ¿no?

Jose Manuel Ariza dijo...

Saludos.

D. Tántalo... ¿sabe desde cuándo me muevo yo por el mundo de las utopías? Ni se lo imagina.

Y vamos acercando posturas: lo que falla es el modelo, el sistema y todo lo que no sea cambiarlo totalmente, son parches. Recuerde al Príncipe de Lampedusa.

Por cierto, ¿unas cervecitas de por medio? ¿Eso es chantaje puro y duro y está usted trantado de comprarme..? Vale. Me dajaré engatusar a ése precio.

Como verá, se me compra fácilmente y no muy caro.

Cuídate.