lunes, 27 de junio de 2011

CIMAS Y VALLES

 

Saludos.

La propuesta de José María del Nido de una Liga Justa, en la que los derechos de televisión atiendan a un reparto más justo y equitativo, en consonancia con los ingresos que todos los clubes aportan a las cadenas que los retransmiten y por ende, a la RFEF (auténtico entramado de sablistas e incompetentes para ordenar medianamente bien la competición deportiva que, con diferencias, más dineros genera), encuentra cada vez mayor oposición y a la vez, nuevos aliados.

Es, sin discusión, la Liga peor orquestada de Europa porque sería incomprensible que, por ejemplo, en la Premier League no supieran, el primer día de competición, los días y horas de todos los encuentros del año. Además ellos, los ingleses, saben enseguida los presupuestos con los que habrán de confeccionar sus plantillas y con la antelación suficiente porque los derechos de televisión están mucho mas justamente tasados.

Aquí, los unos (dos) perderían buena parte del poder que les permite avasallar al resto sin contemplaciones y sabedores de que en condiciones similares, tanta grandeza debería ser redemostrada íntegramente. Igual no lo son tanto.

Algunos otros, con prebendas que los separan ligeramente del pelotón, niegan, de momento, dicho reparto. No obstante, éstos veletas cambiarán si los vientos tornan y la fuerza se impone. Si catorce o quince clubes deciden unirse y apostar fuerte (amenazando, por ejemplo, con paralizar la Liga), la situación cambiaría radicalmente.

Y los demás haciendo ejercicios y piruetas para sobrevivir. Mas tarde tendremos otros datos.

Veamos, por ahora, las dos propuestas presentadas y analizadlas bien:

comparativaw copia

Datos obtenidos en Liga Justa.

Pero si Del Nido sabía que era una apuesta a largo plazo, que debería ir calando en algunas mentes obtusas y recalcitrantes (o sometidas al imperio de los intereses personales), también debió prever que habría contraofensiva.

Fase primera, el gráfico de arriba con una propuesta sencillamente infame pero que, aunque nos cueste creerlo, tendrá varios adeptos.

Fase segunda, con los resortes mediáticos al servicio del imperio y comienza el show con el Barcelona. El Vicepresidente Económico, Javier Faus, lo explica casi con lágrimas en los ojos: hundidos, al borde del colapso.

El otro, el Madrid, no tardará en sumarse al espectáculo de los mendicantes y nos mostrará, horrorizado, las telarañas de su caja de caudales de un momento a otro.

En viendo a éstos desgraciados… ¿quién tiene valor de negarles casi ciento sesenta milloncillos de euros mas los extras que recibirán adulterando competiciones vía Estamento?.

La parte del circo que siempre me gustó más fue la de los payasos.

Pero no todo acaba aquí porque los valles horrorizan tanto o mas.

Si miramos hacia abajo, vemos un pantano hediondo, putrefacto y maloliente donde el fango oculta, incluso, cosas aún peores.

A pesar de no consigamos ponernos de acuerdo y según el medio las deudas del fútbol español estén entre los 2 y 4 mil millones de euros, lo cierto es que son prácticamente todos los clubes de la Primera División los que andan embarrados en deudas que será imposible pagar si no echamos mano, como siempre, del bolsillo de todos los españoles.

Es, como siempre también, la socialización de las pérdidas y la privatización de las ganancias.

Clubes en Concurso de Acreedores (ésa figura económico/festiva inventada para que puedan seguir ejerciendo sin soltar un pavo), clubes que contratan sin pagar, clubes que tienen deudas pendientes desde hace años con jugadores, entrenadores y otros clubes, juicios en caravana…

En otro contexto, ésas serían empresas que hubieran cerrado ya hace tiempo, dejando, como ellos, a muchos padres de familia en condiciones paupérrimas.

Pero el fútbol, a pesar de todo, es un motor importante de la sociedad para distraer atenciones. Y lo dice uno que adora éste deporte. Por eso, el entramado gobernícola coaligado con el núcleo más duro de los medios (especialmente los que cobran por ver los partidos), permitirán que Sociedades Anónimas (Deportivas), arrastren agujeros negros sine die. Y no pasará nada.

Y los que han sabido y podido llevar sus cuentas al día, serán igualmente vapuleados en vez de lograr algún premio al trabajo bien hecho. Y además, verán sus ingresos fraudulentamente mermados para que algunos se permitan comprar los objetos más brillantes del mercado.

Y sigan presumiendo de… ¿qué?

Es ésta Liga. Es éste país. Es ésta Federación y son éstos medios.

Cuidaros.

3 comentarios:

Ravesen dijo...

Me quedo con la última palabra

"Cuidaros"

Sé que siempre terminas así, pero pocas veces viene tan al pelo la exclamación.

Claro que yo la dirigiría los personajes que mantienen el cotarro que has descrito, no a tus lectores.

Que se cuiden porque, tal y como están las cosas, tarde o temprano les estallarán en la cara. No puede ser de otra manera.

Un saludo, y cuídate tú también.

Tántalo dijo...

Y el estado volverá a socializar sus pérdidas y pagaremos entre todos su deudas como en el 91, y otra vez volveremos a escuchar: "Esta es la última vez..."

La historia, como siempre, se repite.

Jose Manuel Ariza dijo...

Saludos.

D. Ravesen, se trata de eso, de ir creando las condiciones necesarias para que la olla alcance la presión adecuada.

Del Nido lo sabe. No tiene un pelo de tonto.

D. Tántalo, ¿qué se apuesta a que habrá otra nueva vez?

Gracias a ambos.

Cuidaros.