martes, 22 de marzo de 2011

LIBIA TIENE PETROLEO

 

Saludos.

En efecto, Libia tiene petróleo.Como Irak. Al contrario que Corea del Norte. O Cuba.

Pozo_Petroleo_Libiaac1b013f3406ded4d49d0024b3dc6b6f

Libia tiene también y como tantísimos otros, un dictador sanguinario llamado Muamar el Gadafi quien, en 1969, perpetró un golpe de estado contra el rey Idris y se instaló en el poder a base de pasar a cuchillo a todo el que se meneara. Hasta hoy.

muamar-gadafi

Gadafi ha sido “amigo” nuestro hasta hace bien poco. Lo ha sido mientras masacraba discretamente, mientras ejecutaba y torturaba en privado, sin testigos. Y lo ha sido en tanto que nos servía petróleo y nosotros le vendíamos pistolas y bombas. Quid pro quo y todos tan contentos.

Era, además, soporte indispensable para el terrorismo internacional y se le permitía, dentro de un control, surtir a los grupejos justificantes de la parafernalia policial occidental, de infraestructuras, medios y bases de entrenamiento.

Dentro de un control. Sin pasarse, paisa.

muammar-al-gadafi-y-barack-obama-610x430

zapatero_gadafi_0

Gadafi-Sarkozy

gadafi-Berlusconi

Pero a Libia y como no podía ser de otra forma (en cola Marruecos, Argelia, Jordania…) ha llegado la Wikileaks y ha despertado al león dormido, al pueblo.

El pueblo libio, a imagen y semejanza de cualquier otro del mundo, de cualquier otro, pretende vivir con la sensación de que decide, de que cuenta, de que rige los destinos de su país.

De momento concedámosles su derecho a disfrutar de ésa elección porque cuando sean conscientes de que la entelequia es mucho más profunda, de que la milonga te infecta hasta los capilares, de que solo hay un camino y pocas opciones más… tendrán que sobrevivir. Como siempre. Como en todos lados. Dicte quien dicte.

Decía Giuseppe Tomasi di Lampedusa (Lampesuda, por cierto, es una islita a medio camino entre Sicilia y Trípoli), en su magnífico “Il Gattopardo” y en palabras del Príncipe de Salina, que había que “cambiar para que todo siga igual”.

Hay quien cambia, sorprendentemente, con poca sangre relativa (Egipto o Túnez) y se incorpora al sistema. No importa que la mujeres sigan cubiertas hasta los ojos (eso no tiene nada que ver con la política) y que sigan caminando un metro por detrás del compañero musulmán. Con el tiempo tendrán ministras de formación scream que les digan que son iguales y que los derechos naturales (con los que nacimos los mashotes), también son suyos. Todo llegará. Incluso aunque deban esperar décadas para encerrar a los imanes en las mezquitas.

Nosotros andamos en la misma cruzada.

Pero ellos, los libios, pagarán caro su atrevimiento porque la deuda con occidente, con los ricos, con los poderosos, tardarán décadas en amortizarla.

Barco americano en Libia

Ha llegado el 7º de Caballería y su cohorte. Necesitamos renovar arsenales (las bombas tienen fecha de caducidad, recuerden).

190311feature2

Cuando la “movida” contra la guerra de Irak, hubo un slogan gracioso: “ no a la guerra que la guerra es mu perra”. Alguien olvidó mencionar que la guerra no es nada, no existe. La guerra son los guerreros. Y los guerreros, desde siempre, son mu perros.

Aunque nos revistamos de “legalidad”, de “derechos”, de “legitimidad…”, al final, como a los ñus, siempre nos come el león, el guepardo o el cocodrilo.

aviones-libia-cnn

¡Suerte hermanos!

Cuidaros.

3 comentarios:

Tántalo dijo...

Ahora "Si a la guerra".

Esta guerra es "buena".

Las dictaduras impuestas apoyadas disfrazadas de democracia son amigas hasta que demuestren lo contrario, es decir, hasta que dejen de pasar por el aro.

Gran verdad. Cuando los misiles caducan el petroleo manda.

Cambian los tiempos pero el hombre no cambiará jamas.

ayer y hoy sevillista dijo...

Amén.

Cornelio dijo...

Pues no es el primer país que el que manda pisotea a "los suyos" (entiéndase como posesivo).

Por cierto Miki & Duarte leen Algarivo.