lunes, 1 de noviembre de 2010

NO SIEMPRE FUE IGUAL

Saludos.

Mis amigos Alejandro –Tántalo-, Antonio –Voladizo- y Carlos –La Palangana Mecánica-, tras la debacle de Barcelona del sábado pasado, se consuelan con sus reflexiones históricas/actuales de la mejor forma que pueden.

Y como no podía ser de otra forma, me animo –en días de penuria creativa- para recordar que hubo otros tiempos en el fútbol porque yo, como ellos, también debo buscar algún resquicio –que deberá ser grande, por cierto- por donde meter la cabeza.

Tiempos en que los equipos competían en igualdad de condiciones –o algo similar- porque no había televisiones. Ni RFEF en el formato actual ni con los dirigentes de ahora –el impresentable del furbo aún no mandaba nada-.

Es cierto que los equipos de Madrí y Barcelona siempre han tenido mejores apoyos económicos, institucionales y mediáticos que el resto del país, pero en aquellos años las distancias no eran tantas.

En las dos ciudades más grandes, con más habitantes, más industrias y dineros y por ello, más poder, era inevitable que los soportes de los equipos fuesen siempre muy por encima de los demás. Sin embargo, ésas distancias no eran, ni remotamente, las de hoy.

En un magnífico artículo de mi amigo Enrique -Ayer y Hoy Sevillista- hace un recorrido de las delanteras más brillantes del Sevilla FC de todos los tiempos.

Así y con especial énfasis y aunque brevemente, me detengo en la Delantera Stuka:

stukas

El 29 de septiembre de 1940, el Sevilla se impone por 11 a 1 al FC Barcelona.

MD19401002

Eran los años de ésa  Delantera Stuka (cuyo nombre proviene de su autentico carácter de bombarderos de la meta, al estilo del avión alemán que acababa de cobrar protagonismo durante la caída de Francia en esa primavera, bajo el yugo de la blitzkrieg y cuyos prototipos ya habían causado estragos en la guerra española, usados por la Legión Cóndor).

Entre Campanal, con 5 goles, Torrontegui, con otros 3, Raimundo con 2 y Berrocal con otro tanto, “remontaron” el partido, que se había puesto “cuesta arriba” con el tanto inicial de Valle Mas en el minuto 10.

stukas2

Dos jornadas mas tarde, en la 3º, y de nuevo en el campo del Sevilla, que destrozo al Valencia por 10 goles a 3, con Campanal -3 goles- y Torrontegui –2- como participes, pero en este caso con la actuaciones estelar de López, que logro cuatro dianas.

La igualdad de los equipos era manifiesta y solo la calidad deportiva de los conjuntos establecían las diferencias aunque, todo hay que decirlo, ya los dineros comenzaban a imponer sus leyes porque desde el momento mismo en que dejan de ser amateurs y se convierten en “profesionales”, los objetivos de los clubes varían sensiblemente.

Por todo ello y viendo éstos datos, me atrevo a pensar que si las cosas siguen tal cual están hoy –los muy poderosos harán todo lo necesario para que sigan así-, el parecido escocés –en el peor de los supuestos posibles- es un hecho.

Demasiadas distancias entre dos y el resto.

Demasiada ruindad.

Demasiados intereses particulares.

Demasiado de casi todo menos de fútbol.

Puestos a pensar en el pasado, quizás los almacenes de triunfos de ésos dos gigantes no hubiesen acumulado tantos méritos de haber habido competiciones limpias.

En todo caso, yo me consuelo así:

stukas3

Cuidaros.

P.D. Un abrazo grande a mis amigos cuando recuerdan solo las “manitas”.

3 comentarios:

Tántalo dijo...

Que tiempos Sr. Ariza.

Once al Barça y diez al Valencia. Casi ná!
Quien pudiera volver a ver aquellos partidos.
Gracias a artículos como el tuyo podemos recordarlos y de alguna manera volver, verlos en nuestra imaginación para no olvidarlos.

Nacho Mateos dijo...

Me ha encantado el post, muy bueno de verdad.
Enhorabuena.

Saludos.

Jose M. Ariza dijo...

Saludos.

Gracias, D. Tántalo. Si nos quedamos sin memoria...

D. Nacho, es usted muy amable. Gracias.

Cuidaros.