sábado, 23 de octubre de 2010

SILENCIO CLAMOROSO

Saludos.

Vuelta a la normalidad tras el parón propio de una digestión larga, satisfactoria y completa.

Al modo de los bebés que tras un reparador biberón caen en profundo sopor vivificante, hemos soltado unos eruptitos y nos disponemos a continuar en nuestra labor de desentrañar los orígenes del fútbol sevillano -y con la feliz resaca de haber extraído los tres puntos al equipo verde y blanco de Ucrania-.

Los descubrimientos recientes de Los Guardianes (véanse las entradas una, dos y tres), de la mano del inconmensurable Antonio Ramírez, han tenido la virtud de, a modo de espeso manto de silencio blanco y rojo, acallar a toda una sarta de gritones imposibles de imposibles pretensiones.

Casi todos los foros y webs verde rabiosos andan desactualizados en sus apartados sobre la Historia del Sevilla que, curiosamente, ocupa un amplio espacio en ellos. Hasta poco antes de la aparición de ésos artículos, el régimen de visitas y comentarios era tremendo, con numerosas entradas diarias, razones, sinrazones, insultos y propuestas aventuradas que, un poco malvados si que hemos sido, dejamos correr sabiendo que teníamos el antídoto en conserva, listo para inocular y que solo por la petición del Presidente del Sevilla, no habíamos aplicado en la herida y en su momento.

Ha sido algo más de un mes de contención nerviosa a la espera de presentar los documentos ante la pléyade de exigentes indocumentados.

De un repaso a lo principales portales verdes y durante muchos días consecutivos –los que con mayor ahínco han defendido posturas rocambolescas- observamos que ése silencio es la tónica general en ellos. Ni siquiera han salido para comentar, valorar, contrastar o, sencilla y honradamente, pedir disculpas por haber hecho todo un ejercicio ofensivo y erróneo de los hechos históricos. Pero no a nosotros –que ya estamos inmunizados ante ésos virus-, sino a sus propios congéneres a los que han mentido, confundido y adobado de falsas promesas de mundos maravillosos.

La Historia es la que es y solo la pruebas, los documentos, permiten hacer análisis fiables. Los deseos,  las esperanzas, las expectativas no cumplidas y el irremisible valor histórico del otro, no pueden empañar la virtud del ser humano que, aún por encima de nuestros corazones, deben prevalecer.

A pesar de lo anterior, todavía hay quien se decide a realizar una lectura torticera, tozuda y particular de éste alumno aventajado de Carmona –si es que no escribe al dictado-.

¿Carmona? Pues sí, D. Manuel Carmona, desaparecido antes del combate final –le deseamos salud-, porque, sospechosamente, supo adivinar el desenlace de la caída estrepitosa del edificio sin cimientos que durante  cinco años anduvo construyendo.

¿Supo adivinar o sabía?

Antes, cuando yo era muy joven, en las escuelas solían ordenarnos en función de nuestras capacidades, es decir, los más listos en las bancas de delante y los torpes atrás, al fondo.

Era un ejercicio antipedagógico formidable porque a las carencias genéticas de los alumnos atrasados, se unía el hecho de alejarlos de los centros de interés. Resultaban, por tanto, doblemente castigados.

Hay muchos descendientes directos de aquellos “torpes” y con un tesón admirable, perpetúan “inventos” ideales que malamente les satisface a ellos mismos.

Saben que mienten, que especulan, que hacen valoraciones inverosímiles… pero continúan en sus treces.

Y a pesar de que sean paternalmente corregidos –véase esto de D. Carlos Romero-, ellos se mantienen obstinados, testarudos, tercos, empecinados… Hay siete u ocho más.

Llegan a poner en nuestras bocas palabras que solo existen en sus propias mentes. No, amigos, el problema del Barça es del Barça, no nuestro. Nosotros no debatimos con ellos y las masturbaciones mentales de ése portal son problema personas de sus autores. Mucho amor propio.

Pero como ya solo parecer quedar uno que insiste en que el Betis es más antiguo que el Sevilla, ruego contengan sus carcajadas, por favor, que esto es muy serio.

Así, por tanto, con buen humor y la satisfacción de haber hecho los deberes, de aportar nuestro granito de la Historia del Club más Grande de Andalucía -el Campeón de España- y de contemplar el ridículo de algún obtuso que aún anda suelto por ahí, de otra categoría, retomamos la ardua tarea nunca abandonada de indagar, recuperar y mostrar PRUEBAS.

Que especulen otros.

Cuidaros.

9 comentarios:

Tántalo dijo...

Decir una barbaridad por ignorancia es humano y comprensible.

Conocer la verdad y pese a ello decir barbaridades para distorsionarla es cuasidelictivo.

Vuelve Camorras. Esta bien, ya empazábamos a aburrirnos sin sus paridas.

PD: Como bien dices, si el Barça escarba o deja de escarbar en el esclarecimiento de sus orígenes no es asunto nuestro, y por supuesto tampoco de los vedolagas

Jose M. Ariza dijo...

Saludos, D. Tántalo y felicidades con retraso. Perdón.

En efecto, el ácido camórrico se huele de nuevo. Lo llamaremos "neocamorras".

Y lo que no entiende el chaval -muy bien apuntado por Traspalacio en la zona interna-, es que el Barça justifica al Sevilla, el Sevilla al Barça, el Recre -de su admirado Balmonte- al Sevilla y al Barça y así...

Todos menos uno buscando. Buscando porque hay algo que buscar. Otros no tienen nada que hacer y se dedican a intentar provocar a los grandes.

O se inventan chistes graciocísimos.

Cuidate y gracias. Nos vemos mañana.

Rubén Márquez dijo...

Muy buen post, nuevamente, amigo José M. La verdad que, aunque pueda llegar a divertir este empecinamiento constante de los fanáticos que juegan a inventar verdes teorías, llega un momento que a mí, personalmente, tanta falta de rigor me molesta enormemente, me cnsa. Desde el mismo momento en el que se desconfía de la autenticidad de los estatutos de 1914, para mí, se nos está faltando el respeto. Toda esta carga de documentación, añadido al hecho histórico en el que el regeneracionismo se iba desarrollando a principios de siglo XX frente a la idea de España. Todo encaja perfectamente, tiene sentido, hay miles de documentos que así lo atestiguan... pero ¿creemos que en algún momento van a reconocer la realidad? Creo, sinceramente, que es un imposible, pues siempre se acogerán a la supuesta falsedad documental y a crear globos sondas para desviar la atención de sus palemeros. No creo que sea esta gente a los que les tengamos que demostrar nada, para eso ya existen organismos serios donde plasmar vuestros logros de investigadores serios. Los que no puedan admitir la realidad de las cosas, que sigan arañándose la cara, quizás a estas alturas ya sea la única opción que les puede quedar.

Un abrazo!

Jose M. Ariza dijo...

Saludos, Rubén.

Te contaré una breve historia y comprenderá todo esto enseguida:

Cuando en 2005 apareció, en una cadena de tv local, el amigo Carmona para -contando una película de ficción la mar de buena- tratar de minar nuestro Centenario, nunca pudo llegar a imaginar las consecuencias de aquello.

Salimos en tromba a por él y nos motivó para, en magnífico equipo de investigación, constituirnos en la plantilla más expeditiva de todo el fútbol histórico español.

Ocho sabuesos de primer orden a la caza y captura de documentos.

Han sido años de trabajo concienzudo, difícil, pesado, largo y tedioso pero que, con todo el ardor de nuestro sevillismo militante, hemos llevado a cabo -y seguimos llevando- con ilusión y entrega.

Bien mirado, debemos agradecer al Sr. Carmona que nos alentara, que nos provocara, que con sus tésis más propias de Rocambole, nos obligara a dejar de "pasar".

Hoy, la Historia del Sevilla es diferente y puede llegar a serlo mucho más.

Danos tiempo.

Hoy, la Historia del Sevilla la escribimos los sevillistas.

Nadie más.

Y la Historia no puede ser prostituida para satisfacer los deseos inalcanzables e insanos de nadie.

Así, amigo Rubén, quizás deberíamos hacer un homenaje al Sr. Carmona para darle las gracias e invitar a sus alumnos aventajados porque prometen seguir alentándonos en nuestro trabajo.

Además, nos lo pasamos muy bien en nuestras reuniones charlando sobre ellos. Es divertido.

Gracias, Rubén y cuídate.

P.D. Intentaré estar el 25 para escucharte aunque lo tengo complicado.

Rubén Márquez dijo...

Enrome, Sr. Ariza, enorme su trabajo, el trabajo de los guardianes, a los que admiro como ya sabe y con los que disfruto cada día más. A lo que me refiero es al hecho de que me parece una quimera el hecho de que reconozcan desde el otro bando la realidad de las cosas, hecho que me llega a cansar y a molestar, ya no porque no exista ni la menos intención de reconocer las cosas, sino porque creo que, al fin y al cabo, no tienen "capacidad" para hacerlo. Por eso, mi comentario va dirigido no a los guardianes, sino a todos aquellos que osan en poner en duda la historia y que me consta que visitan estos lugares.

Un abrazo!


* Sería un placer verle en el concierto del día 25, no obstante, ya le avisaré...perdón, ya TE avisaré para próximos conciertos. Sea cual sea, en concierto o en cualquier otro momento y/o lugar, será un placer conocerle en persona.

ayer y hoy sevillista dijo...

Clamorosa bofetada sin manos, con la fuerza de la verdad. Magnífico, JM, es un placer leerle, tan agudo como siempre.

Jose M. Ariza dijo...

Gracias, D. AyH.

Nos vemos luego.

cornelio dijo...

No me acuerdo del autor de la cita, pero viene al caso:

"Puedes permanecer callado y parecer tonto, o hablar y demostrar que lo eres."

De camino le dejo una duda que me corroe.

Tras muchos esfuerzos pude llegar a comprender que se podía ser monarcorrepublicano, a la vez de instigar una rebelión. No crea que no me costó un gran esfuerzo mental.

Pero ahora me asalta otra duda:

¿Era moro el rey donsan Fernando?

Jose M. Ariza dijo...

Pues me deja en la duda, D. Cornelio.

El Donsan Fernando, cuando llegó a Sevilla, dijo: onde está mi eeeeeeti -Silvio dixit-. Y eso debe imprimir caracter.

La cita... callemos, pues.

Cuídese.