domingo, 19 de abril de 2009

ES, SENCILLAMENTE, MIEDO





Saludos.

Por razones familiares -venía conduciendo- , no he podido ver el partido y solo he escuchado algunas crónicas de después.

Pensando en el caso Bernardino, como en los tirillas que nos anuncian para el Madrid y el Barça, llego a la conclusión de que sencillamente nos temen.

Nos tienen miedo.

Esos grandísimos equipos, cargados de títulos y trofeos, Ligas y Champions, nos tienen pánico. Un terror que les atenaza y a pesar de sus millones, de sus estrellas, sus medios y ayudas oficiales, deben echar mano de toda triquiñuela posible para frenarnos.

Sea como sea, sí o sí, deben frenarnos porque nos los comemos en poco tiempo.

Pues no son tan grandes ni tan poderosos, ni tienen tanto señorío como se adjudican ellos mismos. Y no lo son porque en un once contra once, sin chanchullos, quizás les sacaríamos las vergüenzas. Y lo pasado en los últimos tiempos, poniéndoles las caras colaradas a ambos en más de una ocasión -como ya escribí en su momento-, nos está costando una factura cierta. Humillar a los ladinos tiene un coste.

De la manera que sea, con las armas que poseen -y las poseen todas-, nos destrozan impúdicamente, ante millones de testigos y ellos siguen ahí, arriba y ganando cosas. Y les importa bien poco que gritemos, que nos quejemos porque seguirán arriba y nosotros abajo.

Bernardino es solo la mano que sujeta la pistola. El cerebro está en Madrid y Barcelona, ambos los dos, y no consienten, no ceden y organizan lo que tengan que organizar porque nos tienen miedo.

Porque si los dos próximos partidos hubiésemos podido contar con todos nuestros efectivos y con unos árbitros justos y legales, puede que ni el Madrid ni el Barça salieran tan superiores como pretenden ser.

Nos tienen miedo.

Llevo años convencido de que tanto unos como otros, gobiernan la Federación y el Comité de Árbitros a su antojo, que son ellos los que dictan las normas y dirigen a quienes tienen que pitar aquí o allí, contra éste o aquel. Saben perfectamente a quién hay que frenar, de la forma que sea, y lo hacen.

Y lo hacen quitándote jugadores -doble daño porque te debilitan y ellos se refuerzan-; lo hacen permitiendo que los árbitros les juzguen a ellos con otro rasero que a los demás; lo hacen con los medios y con la Federación; lo hacen enviando a lacayos del poder para que te piten de una forma determinada y lo hacen, por fin, comprando lo que tengan que comprar, sin el menor atisbo de vergüenza.

¿Alguien habló de ética? ¿De honradez?

No hay tal en el fútbol, en la economía. Como en el amor y en la guerra, en éste deporte todo vale para ellos.

Sobre todo si te tienen miedo y cobardes como son, deben que usar todas las jugadas sucias posibles para ganarte. Cara a cara, límpiamente, no tienen lo que hay que tener, lo que se ufanan de tener porque les faltan los testículos suficientes.

Nos tienen miedo.

Cuidaros.

3 comentarios:

ivica dijo...

lo digo ya de antemano,con gonzalez vazquez y mejuto no tenemos nada que hacer.

esto lo escribí en el post de alvarado EMPIEZAN LAS AYUDITAS.

el 15 de abril.

y después de saber que perez burrul pita el sevilla -madrid me temo que la semana va a ser horríbilis.

asco y verguenza en el futbol.

buen título para un documental o trabajo de investigación periodístico.

o porque no… el nombre en clave de de una operación judicial o policial apoyada por la fiscalía de este ‘’santo” país.

pero no hay cojones.

MAGASE dijo...

hermano te has ahorrado un cabreo impresionante,como yo lo he visto al menos,que como es normal cada uno lo verá de la forma que quiera,este arbitro empieza poniendonos a nosotros el listón altisimo,lo contrario que al valencia,a nosotros nos cose a tarjetas y a ellos les permite el juego barriobajero(cuatro puntos en la ceja de renato son la prueba)pues encima del capullo este de amarillo,los comentaristas de la sexta dejaban entrever la dureza del mismo renato y de duscher,bomitivo estos llamemosle locutores de una retrasnmisión deportiva,no son imparciales,molestan y lo saben y como lo saben siguen queriendo echar mierda siempre sobre el mismo,definitivamente creo que llevas toda la razón,es miedo,miedo a que un equipo con mucho menor presupuesto,pero que con una organización de emvidia para ellos,te saque las vergüenzas todos los años,eso les duele y eso cada año se está viendo mas palpable.somos la alternativa al poder y lo saben,pero nosotros con la diferencia que somos limpios y lo hacemos legalmente,no tenemos las mismas armas y sin embargo hemos ganado guerras casi a pecho descubierto,como te dije al principio,habrá muchos sevillistas que digan que fuimos torpes,que le pusimos el partido a bernardino donde él sinvergüenza este lo queria,pero eso no me vale a mi,no puedes trabajar y disputar nada sin la misma valoración de quien te tiene que dirigir tu trabajo,te planteas una extrategia y un plan de juego,para luego no poder llevarla a cabo,porque a un señor con un pito te dice que hoy puedes hacer lo que quieras y como quieras que el partido será para tu rival,por muy profesional que seas,eso te va minando minuto a minuto,hoy nadie en los medios sacará la cara por el sevilla,ni el canal sur(la nuestra dicen)ni ninguna prensa deportiva,nos da igual,el sevillismo es soberano y muy grande y desde los blogs de aficionados pondremos los puntos sobre las ies,en fin hermano la misma historia de siempre,desde que el fútbol es lo que es,este deporte se esta vendiendo al mejor postor,pero está perdiendo su belleza y plasticidad de lo que es meramente un deporte limpio en todos los sentidos.
¡QUE PENA DA VER Y TENER QUE DECIR ESTAS COSAS!

Ravesen dijo...

Siempre que hay dinero de por medio, las cosas se manipulan en favor del que más tiene, que es el que más puede perder. Y en el fútbol hay mucho dinero en juego. Es una pena, con lo bonito que es este deporte.

Claro que nos tienen miedo. Y sobre todo no entienden como es posible que el club mejor gestionado de España sea andaluz, esa tierra de gente graciosa y vaga. Eso no les cabe en la cabeza.

Pero para mi es un orgullo pertenecer de alguna manera a ese club. En el fondo nos admiran. Si no fuera así, ¿de qué nos iban a tener miedo?

Un saludo